El hospital de Hitler, nunca querrás ir allí

El hospital de Beelitz-Heilstätten ha quedado abandonado y es uno de los lugares más terroríficos de Berlín.

Hospital abandonado

Cuando Conde Nast Traveler dice que un lugar es uno de los más terroríficos del mundo lo que provocan, de forma irremediable, es que tengamos interés en él. Es porque las personas somos así, curiosas, sufridoras, que vamos hacia lo que no deberíamos ir. Seguro que vosotros también habéis entrado en esta noticia debido a ello, curiosos por saber porqué no querréis ir nunca allí. Y lo que os podemos decir es que el hospital en cuestión, hoy día abandonado, produce unas sensaciones terroríficas que no se consiguen ni siquiera en mansiones aparentemente encantadas.

En el pasado el hospital sirvió para currar a multitud de soldados heridos en la Primera Guerra Mundial. Recibe el nombre de Beelitz-Heilstätten y se encuentra en Berlín. Es uno de los recuerdos más horribles que quedan en pie de esta época que poco a poco va quedando borrada de la historia para correr una cortina oscura sobre aquellos eventos que entristecen más a la humanidad.

Durante el tiempo que estuvo activo el hospital también se utilizó en otros conflictos bélicos. En los años 90, cuando cayó el muro de Berlín, fue uno de los lugares que quedó en desuso, olvidado por parte de quienes lo habían usado tiempo atrás. Pero si algo ha quedado grabado a fuego en el hospital es que en él también fue tratado el mismísimo Hitler.

Por lo que comentan en las guías de viajes, hay una parte del hospital que hoy día no está abandonada y por la cual todavía hay personas que asisten a recibir tratamiento. En especial se utiliza una porción del hospital para recibir rehabilitación de distintos niveles. Pero la mayor parte del complejo ha sido abandonada y ha quedado absolutamente olvidada, terrorífica en su aspecto y disponible solo para viajeros curiosos que tienen la intención de ver algunas de las partes más ocultas de la región y de lo relacionado con tiempos de la guerra.

No olvidemos, por otra parte, que antes de 1900, el hospital se utilizó como sanatorio. Algunas de las zonas del hospital son siniestras. En especial una sala donde podemos ver un piano abandonado, totalmente en ruinas, lleno de telarañas. El estilo se expande hacia otras de las partes del hospital en las que es mejor entrar con un equipamiento adecuado, con graffitis en las paredes y suciedad por doquier. Si estáis por Berlín y queréis ver algo distinto, quizá os pueda interesar, pero mucha atención al ambiente.

Vía: Atlas Obscura

Foto: Tobias Scheck

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...