Consejos para prepararse para el Camino de Santiago

¿Sueñas con ser peregrino en el Camino de Santiago? Si estás preparando el viaje, toma nota de los consejos que te damos.

Prepararse para hacer el Camino de Santiago no es algo que haya que tomarse a la ligera. Se trata de una de las experiencias más emocionantes que se pueden vivir a lo largo de la vida, por lo que es recomendable prepararse para ella de una forma correcta. En algunos casos, hay quienes se preguntan si deberían probar o no a realizar el camino, aunque solo sea entre unas etapas determinadas. Una de sus principales preocupaciones es saber si estarán preparados para enfrentarse a lo que proporciona este tipo de experiencia.

Teniendo esto en cuenta y sabiendo que hay cada vez más personas que se plantean el viaje, pero que dudan mucho sobre si hacerlo o no, hemos elaborado esta selección de consejos. Lo que vamos a hacer es explicarte qué deberías hacer para prepararte antes de iniciar el Camino de Santiago.

Entrénate con caminatas previas

Se recomienda entrenar el cuerpo antes de hacer el camino. Hay que tener presente que no es lo mismo caminar unos pocos metros cada día, que recorrer una veintena de kilómetros al día. Por ello, es recomendable hacer caminatas unos cuantos meses antes de emprender el peregrinaje. Es recomendable comenzar con caminatas simples e ir aumentando la distancia y dificultad a medida que pasa el tiempo.

Además, toma nota de otra recomendación: durante las últimas semanas de entrenamiento, haz las caminatas con la mochila cargada tal cual la vas a llevar al camino. De esta manera te acostumbrarás a tener la mochila encima durante un largo periodo de tiempo y estarás preparado para soportar el peso. Es posible que esto también te ayude para tomar decisiones determinadas sobre el equipaje que llevarás contigo.

Busca el calzado que te acompañará

No puedes ir con las mismas zapatillas con las que te mueves en el día a día en tu ciudad. Necesitas un calzado adecuado que pueda dar lo máximo de sí mismo y que así no sufras ningún tipo de molestia. En este sentido, te vamos a dar dos consejos. El primero de ellos es que busques y pruebes a fondo. Hay un calzado especializado para este tipo de actividades que es conocido como “de trekking” y que va a darte los mejores resultados para aguantar las sesiones y evitar problemas con obstáculos. El segundo consejo es que te asegures de haber probado las botas antes de estrenarlas en el Camino de Santiago.

Lo último que debes hacer es confiarte e ir a por todas con tus botas nuevas. Ese tipo de error lo han cometido algunas personas y no han tardado en arrepentirse por no haber dado de sí el calzado antes de emprender este tipo de experiencia vital.

Prepara bien el equipaje

Cuando ya estés en el inicio de tu trayectoria, no querrás haberte olvidado nada. Por eso, tienes que asegurarte de hacer un equipaje acorde a las necesidades y exigencias con las que te vas a encontrar a lo largo de la ruta del Camino de Santiago. Más allá de los objetos y elementos personales que necesites de forma imprescindible, lo que te recomendamos es que te prepares para el clima.

Si es temporada de lluvias, no olvides llevar chubasquero. Y, si hará frío, asegúrate de tener chaquetas que te permitan mantenerte caliente. También recuerda que la temperatura quizá sea cálida durante el día, pero por la noche también la vas a notar en gran medida.

Tampoco dejes en casa el cargador de tu móvil, documentos de identificación, una brújula y otras herramientas que te ayuden a realizar el recorrido con unos mejores resultados y, ante todo, más tranquilidad. Porque, en parte, la experiencia mejorará mucho cuanto más tranquilo te encuentres.

Organiza un botiquín

Si sueles usar algún tipo de medicación personal, no olvides ponerla rápidamente dentro del botiquín. Comprueba que haya cantidad suficiente para poder cubrir todas tus necesidades. Además, incluye en el botiquín lo más básico que nunca puede faltar. Por ejemplo, tiritas para tratar cualquier herida que te hagas, antiinflamatorios por lo que pudiera pasar y agua oxigenada o algún otro antiséptico que te ayude a limpiar la zona antes de poner la tirita. También te irán muy bien cremas u otra solución para las picaduras producidas por los insectos, las ampollas o rozaduras que puedas llegar a sufrir.

Documéntate antes del viaje

Un poco de documentación e investigación, nunca viene mal. Aunque hay que dejar cierto factor sorpresa que ayude a sorprendernos durante la experiencia, es mejor que sepamos qué nos vamos a encontrar durante el viaje. En una de esas experiencias, la preparación puede ser lo que te ayude a superar una situación compleja que, en otro tipo de caso, te daría un serio dolor de cabeza.

Puedes buscar información por la red del tramo del Camino de Santiago que vayas a hacer, leer consejos de otros peregrinos y así prepararte de forma adecuada. Incluso si sabes qué es lo que te vas a ir encontrando, la sorpresa y el disfrute están asegurados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...