Cataratas Victoria, una maravilla del mundo en África

En Dondeviajar.es os hemos hablado recientemente de destinos africanos interesantes que con el paso de los años están tomando relevancia para el turismo europeo e internacional. Sin duda, la entrada de viajeros en África es una buena noticia para el desarrollo de sus países y la entrada de nuevos recursos, siempre y cuando se preserve el privilegiado entorno natural africano.

Cataratas Victoria

Kenya, Tanzania o Cabo Verde son algunos de los lugares que ya os hemos descrito y que os recomendamos encarecidamente visitar. En el post de hoy queremos hablaros de una de las maravillas del mundo naturales más destacadas, las Cataratas Victoria (Victoria Falls), descubiertas por el explorador David Livingstone en 1855 y cuyo nombre le puso él mismo en honor a la reina de Inglaterra. Si hace nada os hablábamos de las Cataratas del Niágara como frontera natural entre Canadá y Estados Unidos, el caso de las cataratas Victoria es similar, separando Zambia y Zimbawe con sus 1.7 kilómetros de ancho. Sí, como lo leéis, casi 2 kilómetros de ancho de cataratas, con 108 metros de altura y una caída de agua de medio millón de litros por segundo. ¿Difícil de imaginar verdad? Pues ciertamente para hacerlo hay que verlo en persona, es indescriptible.

A su envergadura debemos unir su forma única que ha formado las conocidas Gargantas de las Cataratas Victoria. La erosión del agua ha creado unos espectaculares acantilados por dónde cae el agua hasta un paso estrecho por donde sigue su camino. Si en el caso de Niágara, por ejemplo, siempre es más atractivo visitar las cataratas desde Canadá, en el caso de Victoria tanto desde Zambia como Zimbawe es igual de recomendable. Existen experiencias únicas como la posibilidad de volar en helicóptero por encima de las cataratas, de un país al otro, logrando ver claramente el tamaño y maravilla del lugar. Si nos acercamos al agua, como ocurre en cualquier salto grande, acabaremos bien mojados por el agua vaporizada que produce la caída, aunque seguramente nos resulta agradable. El efecto del agua junto con su ruido es conocido como «el humo que truena».

Otra actividad increíble es bañarse en la llamada Piscina del Diablo, un embalse natural que se ha formado justo al borde de la caída de las cataratas donde nos podremos bañar. Como podéis comprobar en el vídeo, parece imposible que se pueda nadar sabiendo que justo a tu lado tienes una caída de 100 metros de agua, pero es real y factible.

En Victoria contamos con alojamientos muy interesantes cerca de las cataratas, con vistas espectaculares cuando cae la noche. Haz de tu paso por las cataratas una auténtica experiencia de naturaleza, aventura y descanso.

Foto: garybembridge en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...