Qué ver y hacer en Palma de Mallorca

Palma de Mallorca es la ciudad más importante de las Islas Baleares. Ha sido lugar de encuentro de culturas y cada una de ellas ha ideo dejando su impronta en las calles, los palacios, los parques y en cada rincón de la ciudad.

El imponente Palacio de la Almudaina

Como la ciudad más importante de las Islas Baleares, y su capital, Palma de Mallorca dispone de una amplia oferta dedicada al turismo, tanto de playa como cultural. En esta última vertiente, quizás la menos conocida por los turistas, en Palma destaca por encima de todo su Catedral gótica, el Palacio Real de la Almudaina y su casco histórico. Estos tres elementos bien valen pensar en volar a Palma, pero no son sus únicos atractivos.

La Catedral de Palma está considerada como uno de los edificios góticos más grandes de Europa. Fue construida a lo largo de 3 siglos y sorprende, sobre todo, por su ubicación y sus vistas al mar. El Palacio Real de la Almudaina fue residencia tanto de reyes cristianos como musulmanes. Jaime II de Aragón, tras la conquista de la isla, se encargó de transformar el Alcázar Almorávide existente (que a su vez era un edificio de origen romano) en un Palacio Cristiano, añadiendo algunos elementos de estilo gótico. En la actualidad, el palacio alberga un museo y, en ocasiones, los Reyes de España realizan recepciones en sus salones.

En el casco histórico de Palma se dan cita dos estilos de ciudad diferentes que hablan mucho de su historia. Por un lado, las calles son estrechas e irregulares, como es normal en un trazado medieval, pero por otro lado se pueden encontrar patios de nobles y mercaderes mallorquines de otros tiempos y trazados más amplios. De hecho, las dimensiones de este casco histórico son considerables y en su interior se han abierto grandes avenidas peatonales en las que poder ir de compras, tomar algo o visitar museos y palacios para aprovechar el viaje en Ryanair.

Palma de Mallorca se encuentra en una bahía, que lleva su mismo nombre, y en ella se puede disfrutar de algunas interesantes playas, como la del Coll d’En Rebassa, Can Pastilla, El Molinar o El Portixol. En la misma ciudad se puede disfrutar de las playas de Ciudad Jardín y Cala Mayor. Un carril bici permite recorrer los 16 kilómetros de costa de la bahía, pero también otras partes de la ciudad (aunque el casco antiguo es mejor recorrerlo a pie).

En cuanto a la gastronomía, en Palma se puede comer de todo pero es especialmente recomendable acudir a restaurantes de tradición marinera, como los de Portixol o Molinar. En los barrios de la Llotja, Born y la Porta de Santa Catalina también se pueden encontrar magníficos restaurantes. Por la noche, el paseo marítimo de Palma se convierte en un lugar especial en el que salir a tomar copas, cenar o simplemente pasear.

Foto | MARIA ROSA FERRE en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...