Viajar gracias al cine: Como locos a por el oro

Con Como locos a por el oro nos trasladamos al Caribe, pero lo que en realidad estaremos viendo serán lugares de Australia. Ambos lugares son espectaculares.

Viajar a través de la pantalla. Eso es algo en lo que estamos refugiándonos cada vez más. Porque el mundo está parado y es difícil viajar o incluso pensar en viajes o planificación de futuras vacaciones. Con nuestros artículos de viajar gracias al cine os damos algunas ideas para que veáis buenos paisajes y os imaginéis en bonitos lugares mientras disfrutáis de películas que entretienen y merecen la pena.

Hoy hablamos de Como locos a por el oro, una comedia romántica que dirigió Andy Tennant y que es frecuente que se encuentre disponible en plataformas digitales como Netflix y Amazon. Como siempre, hablaremos de la película y luego profundizaremos en los escenarios que nos muestra para que sepamos dónde va a viajar nuestra mente mientras la vemos.

Una pareja y un tesoro

Como locos a por el oro presenta a dos personajes importantes, relacionados, pero separados. Por un lado, tenemos a Ben Finn Finnegan (Matthew McConaughey), un surfista buscador de tesoros que está obsesionado con encontrar un legendario barco hundido en el siglo XVIII. Según cuenta la historia, 40 cofres llenos de tesoros de incalculable valor se encontraban en el citado barco, de origen español. Para encontrar los tesoros Finn lo ha arriesgado todo, incluso su matrimonio. Su mujer está a punto de firmar el divorcio y él prácticamente se encuentra en la bancarrota. Pero tiene una pista sobre dónde está el tesoro de su misterioso y legendario barco.

Por su parte, su mujer, Tess Finnegan (Kate Hudson), está rehaciendo su vida con efectividad. Para ir tirando ha comenzado a trabajar en el barco del millonario Nigel Honeycutt (Donald Sutherland). Un día, cuando los dos deben encontrarse para aceptar los papeles del divorcio, Finn le comenta a Tess sus últimos descubrimientos y lo cerca que se encuentra del tesoro. Pronto, por una larga serie de acontecimientos, ambos se verán envueltos en la búsqueda del tesoro. Pero no estarán solos, también irán tras él mafiosos, un antiguo enemigo de Finn, e incluso el millonario y su alocada hija.

¿Es una buena película?

El desarrollo del guion sorprende, puesto que aún con una duración cercana a las 2 horas, la película se hace amena e interesante. Une hábilmente elementos de diferentes géneros, con toques de comedia, pizcas románticas para la evolución de la relación de los protagonistas, y acción digna de la mejor película de aventuras. No falta de nada, y todas las escenas se han rodado dándole a la acción una importancia extrema. Lejos de ser una comedia romántica, Como locos a por el oro es una película de aventuras de la vieja escuela, con reminiscencias a films de los 80 y 90.

Ayuda en su planteamiento que la historia se lleve a cabo en el mar, con playas paradisíacas como decorado habitual o grandes y lujosos yates. Eso, junto a un desarrollo de personajes efectivo, da un resultado que gustará a todo tipo de público. A nosotros nos encanta, como os contaremos después, por los paisajes y esas vistas fantásticas que nos hacen incluso plantearnos que no nos importaría ir a buscar tesoros perdidos en el mar a fin de disfrutar de esos lugares.

¿Quién protagoniza la historia?

Los protagonistas son dos caras habituales en el género de las comedias románticas. Estamos acostumbrados a verles una y otra vez en papeles similares, por lo que cuando tienen una oportunidad como ésta, la aprovechan. Matthew McConaughey es ya un veterano en el cine, y sería injusto decir que está encasillado en un género, puesto que en su currículum tiene obras de todo tipo. Si su nombre no os suena mucho solo os tenemos que decir algunas de las películas que ha protagonizado: Interstellar, Dallas Buyers Club, Magic Mike o Los fantasmas de mis exnovias.

En Como locos a por el oro encuentra un papel que encaja en la imagen habitual que se tiene de él: el eterno surfero de pecho bronceado. Respecto a Kate Hudson, es otra veterana, con apariciones en Tú, yo y Dupree, Alex & Emma o El Dr. T y las mujeres. Como curiosidad, destacar que Hudson también apareció en Cómo perder a un chico en 10 días. El tercer gran nombre de la película es el de Donald Sutherland, intérprete reconocido en todo el mundo que ha aparecido en decenas de películas. La curiosidad de Como locos a por el oro la pone la aparición de Malcolm-Jamal Warner, uno de los hijos de Bill Cosby, a quien hemos visto en multitud de series, especialmente en Malcolm & Eddie.

El director es Andy Tennant, responsable de películas como Hitch, Ana y el Rey o Ever After. En Como locos a por el oro firma uno de sus mejores trabajos. Nos alegra ver que es uno de esos directores que sabe entender que, una película como esta, no se tiene que concentrar solo en los actores o en la acción, sino que también le proporciona mucha atención al paisaje. El responsable de fotografía de la película hace un trabajo excelente a la hora de transformar Australia en el Caribe y darnos esas ganas locas de viajar hasta allí para disfrutar de unas vacaciones desconectando de todo.

¿Cuáles son los escenarios de la película?

El objetivo era encontrar un lugar que pudiera reflejar la majestuosidad del Caribe, pero sin rodar en el Caribe, porque las fechas de la producción coincidieron con la temporada de huracanes y lo hizo imposible. Por ello se seleccionó el área de Queensland, en Australia, cuyo aspecto también es muy paradisíaco y especial, tanto que nos atraerá como un imán. Sí se llegaron a grabar varias escenas en el Caribe en momentos muy determinados en los que la producción era segura, pero en general no se llegan a reconocer. Son escenas acuáticas que rodarlas en Australia resultaba arriesgado por los peligros que había dentro del agua.

Algunos de los lugares que quedan inmortalizados en la película, por si queréis llegar a visitarlos, incluyen Brisbane, Airlie Beach, Port Douglas, Hervey Bay, Hamilton Island, Lizard Island y la Costa de oro australiana. Como curiosidad hay que añadir que algunas de las escenas del film han sido rodadas en el Arrecife Batt, que fue donde el famoso Steve Irwin falleció.

Cada uno de estos escenarios es el típico de un paisaje paradisíaco, de arena blanca, de un agua brillante y transparente en el que dan ganas de zambullirse. Si veis la película en verano, va a ser complicado que podáis resistir las ganas que tendréis de iros a la playa cuanto antes. Además, el film está rodado convirtiendo el escenario en parte de la película y eso ayuda a que el entorno todavía llame más la atención. Otra cosa ue os apetecerá será salir en barco, hacer excursiones y convertiros en capitán mientras disfrutáis del movimiento del viento mientras os encontráis navegando.

Todo bien, una película recomendable

Como película de acción y aventuras Como locos a por el oro cumple con creces. Tiene puntos de humor ocasionales, secuencias con la tensión necesaria y un buen desarrollo de personajes. No se hace aburrida ni pesada, y la historia cuenta con algunos giros inesperados. Además, sus protagonistas realizan un más que buen papel y el decorado, los paisajes y ese entorno de lujo harán que llegue un momento en el que desconectéis pensando que vosotros también habéis viajado a la playa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...