Valle del Jerte, los cerezos en flor de la Península Ibérica

Este valle extremeño cuenta con un millón y medio de cerezos. Entre finales de marzo y principios de abril viven su apogeo floral, que nada tiene que envidiar a los reputados ‘cerezos en flor’ de Japón.

Señoras y señores, bienvenidos a la primavera. Falta poco, muy poco para que las bajas temperaturas den paso a un sol intenso pero aceptable. A las noches de chaquetita, a las tardes de terraza y a los espacios florecidos. Hay lugares idílicos en el mundo para vivir este momento. Por ejemplo, Japón, cuyos cerezos viven estos días su máximo apogeo. Pero pensemos un momento. ¿Realmente es necesario cruzar medio mundo para disfrutar de los cerezos en flor?

La respuesta es «no». Muy cerca de casa, en el Valle del Jerte, disfrutan de este espectáculo cada año. Y lo hacen gracias a un millón y medio de cerezos, que se preparan en primavera para ofrecernos sus deliciosos frutos en verano. Una muestra más de la reputada gastronomía extremeña.

Para vivir el apogeo de los cerezos patrios hay que desplazarse hasta la provincia de Cáceres. Allí se encuentra este valle, considerado una de las siete maravillas rurales de España. Un rincón entre sierras montañosas famoso por su belleza natural, sus cursos fluviales y la variedad de escenarios que dibuja en cada época del año.

Los cerezos tiñen el Valle del Jerte de nubes rosa pastel y blanquecinas, distribuidas en las terrazas de plantaciones que se extienden por la zona. Sin duda, es el mejor momento para conocer este lugar, y también para disfrutar de sus fiestas y tradiciones.

Y es que desde los años 70 los municipios del valle se han unido para celebrar el evento, y de paso para tener una fiesta conjunta. La Fiesta del Cerezo en Flor coincide con el apogeo floral, que normalmente se produce entre el último fin de semana de marzo y el primero de abril. Según apuntan en la web de turismo del valle, todo indica que así será también este año.

La Fiesta del Cerezo en Flor une el espíritu de 11 localidades durante 15 días. No obstante, las celebraciones se suelen centrar en dos de ellos. Los afortunados rotan cada año. El evento presenta las tradiciones típicas del valle y ofrece una oportunidad única para disfrutar de su gastronomía. También se realizan actividades como mercadillos medievales, actuaciones de grupos folclóricos o representaciones teatrales, entre muchas otras propuestas.

Si tenemos en cuenta que este año el evento coincide con Semana Santa, es una oportunidad única para coger el coche (o el tren, o el autobús) y dejarse caer por Extremadura. Una comunidad que nos recibirá con los brazos abiertos, y que nos ahorrará los más de 1000 euros que cuesta un vuelo estándar al País del Sol Naciente.

Foto: hhhalberto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...