Sintra, mar y montaña

Sintra, a unos 30 kilómetros de Lisboa, es un magnífico lugar para perdernos y huir del bullicio de la gran ciudad. Podemos elegir entre playas salvajes, un interesante casco histórico o hacer excursiones por las montañas que la rodean.

Lisboa es uno de los destinos turísticos más populares. La capital lusa está cerca de España, hay buenas comunicaciones desde diversas ciudades españolas -no solo se puede ir en avión, también en autobús, tren o incluso en coche- y nos ofrece una gran cantidad de atractivos turísticos: el Monasterio de los Jerónimos, La Torre de Belém, el Barrio Alto… Pero si disponemos de varios días, o queremos huir del agobio y la muchedumbre de la gran ciudad, coger un tren y plantarnos en Sintra es una de las mejores decisiones que podemos tomar. A 30 kilómetros de la capital, esta ciudad de la periferia lisboeta nos ofrece un montón de posibilidades, desde sus playas al magnífico entorno natural y cultural que la rodea.

El Palacio Nacional de Sintra es fácil de reconocer por sus espectaculares chimeneas.

Si lo que buscamos es un día de playa, tenemos que hacernos la idea de que nos encontraremos unas playas diferentes a las convencionales. Están en el Cabo da Roca, el extremo más occidental del continente europeo, y son bastante ventosas y de aguas frías. Esto las convierte en unas playas poco atractivas para las multitudes, por lo que en ellas encontraremos tranquilidad; aunque algunas, como Praia Grande, sean ideales para practicar windsurf. A lo largo de la historia, escritores y poetas como lord Byron buscaron allí refugio para inspirarse.

En la ciudad de Sintra encontramos el Palacio Nacional. Se trata de un edificio del siglo XVI, en el que se combinan los estilos gótico, renacentista, románico y medieval. Llaman la atención las enormes chimeneas cónicas de 33 metros de alto que salen de la cocina. El Palacio da Pena, construido en 1836, es otro de los reclamos de la ciudad; y fue elegido como una de las Siete Maravillas de Portugal. En él confluyen estilos arquitectónicos tan diferentes como el neogótico, el neoislámico, el neomanuelista o el neorenacentista. Esta mezcla de estilos arquitectónicos que encontramos en la mayoría de palacios de Sintra también está presente en la Quinta de la Regaleira o do Monteiro dos Milhoes, nombrado Patrimonio Mundial de la UNESCO. También en el casco histórico, además de las pintorescas casa y edificios, encontramos el Museo do Binquedo, en el que se exhibe la colección de juguetes de su propietario.

Pero lo mejor que nos ofrece Sintra son las excursiones que podemos realizar por su entorno. Eso si, tenemos que ir mentalizados y con ropa adecuada para andar, porque la mayoría de atractivos están en lo alto de montañas o colinas (también se puede ir en autobús o en coche particular, pero una vez allí tocará andar). Uno de ellos, probablemente el más conocido, es el Castelo dos Mouros, un castillo que data del siglo IX, construido por los musulmanes y que actualmente está en ruinas. Las magníficas vistas de la playa y de la sierra que hay desde sus murallas deberían ser reclamo suficiente para que nos acerquemos a este castillo.

Subir a ver el Castelo dos Mouros y sus murallas es una de las mejores excursiones que podemos hacer en Sintra.

Otras de las conocidas como Maravilhas de Portugal que deberíamos visitar son el Palacio de Monserrate y el Convento de los Capuchos, dos lugares diametralmente opuestos. El primero fue adquirido por el rico comerciante inglés Francis Cook en 1856, que reunió a los mejores paisajistas, arquitectos, botánicos y jardineros del momento para hacer realidad uno de sus sueños: una residencia de verano en la que, junto a plantas autóctonas, crecían azaleas japonesas, un jardín mexicano o helechos ancestrales. Bien diferente es el origen del Convento de los Capuchos. Seún la leyenda, el padre de su creador, Álvaro de Castro, se perdió en la sierra, y mientras dormía tuvo una revelación según la cual tenía que construir un templo cristiano en ese mismo lugar. El padre murió antes de ver cumplir con su objetivo, pero el hijo llevó a cabo la empresa en 1560.

Fotos: Honza Sokup (Palacio Nacional de Sintra) y gmancgn_2010 (Castelo dos Mouros)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...