Pasa un fin de semana de en Carcassonne a precio inmejorable

Escápate un fin de semana a Carcassone a un precio muy razonable

Carcassonne

Imagen nocturna del castillo de Carcassonne

Ya lo decía Victor Hugo: «Una mala vida, tan mala no es, como lo es una vida rutinaria».  Y es que por más que nos guste la vida que llevamos, el estrés, el trabajo y la monotonía acaban cansando hasta al más hogareño. Para paliarlo, nada mejor que una escapada en la que recargar las pilas y regresar al hogar con energía para volver a enfrentarnos a nuestros múltiples quehaceres diarios.

Un lugar muy recomendable para dejarse caer durante un par de días es la histórica ciudad de Carcassonne. Situada en el sur de Francia, a medio camino entre Perpiñán y Toulouse, pertenece a la región de Languedoc-Rosellón, y cuenta con un importante conjunto arquitectónico medieval restaurado por Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX, por lo que fue declarada, en 1997, como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pero aún hay más…No te puedes perder una visita a su Castillo Condal, edificado sobre un domus del siglo I. Este magnificente edificio fue la fortaleza que albergaba a los vizcondes de Carcassonne y, pese a que ha sufrido múltiples remodelaciones, desde 1229 es senescalía y cuenta con una barbacana avanzada a la puerta de entrada y al foso.

También merece una atención especial su basílica Saint-Nazaire, consagrada por el Papa Urbano II en 1096. Sus instalaciones fueron ampliadas entre 1268 y 1330 en estilo gótico (el que predominaba por entonces en Francia) gracias al dinero reportado por el obispo de la ciudad, Pierre de Rochefort.

Aunque la guinda del pastel es el canal de Midi, y es que ya se sabe que romanticismo y canales van de la mano. Originalmente fue llamado Canal Real de Languedoc, y se trata del canal navegable en funcionamiento más antiguo de Europa. Su ubicación, por ende, comporta bellos puentes.

Tampoco es posible hablar de Francia sin elogiar sus incontables delicias gastronómicas que, bajo la luz de las velas de cualquier restaurante cercano al canal sabe mucho mejor. En Carcassonne podemos deleitar a nuestro paladar con delicioso codillo de cerdo, confit de molleja de ave, exquisitos patés de hígado de oca y de pato. Así como de sabrosos estofados. Para los que prefieran lo dulce, nada mejor que pasteles, entre los que destacan los Petits Carcassonnais. Todo ello acompañado de un buen vino. Aunque lo mejor pata bajar la comida, un dogestivo: la Micheline.

Con todo esto, ¿quién no regresa a casa con una sonrisa de oreja a oreja?

Foto: hsivonen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...