Conoce la Asturias más tradicional en Taramundi

El turismo rural alcanza su máxima expresión en la pequeña villa de Taramundi. Situada al oeste de Asturias, casi en Galicia, cuenta con una amplia oferta turística para disfrutar tanto de la tranquilidad de sus calles, como de sus espectaculares paisajes y bellos edificios.

os teixois

El caserío de Teixois, con su molino, es uno de los edificios más sorprendentes de Taramundi.

Asturias es una de las comunidades autónomas más apetecibles a la hora de hacer turismo rural. Su verde naturaleza se conjuga a la perfección con los cálidos y tradicionales edificios de piedra que encontramos en muchos de sus pequeños pueblos. Todo ello crea una atmósfera perfecta para perdernos unos días en ellos. Sobretodo cuando nos referimos a Taramundi.

Con apenas 900 habitantes, esta pequeña villa, que ya linda con la provincia gallega de Lugo, ha sabido explotar como pocas sus encantos para atraer al turismo. Así, no nos será difícil encontrar alojamiento, puesto que, pese a su pequeño tamaño, Taramundi cuenta con cuatro hoteles, un albergue y numerosas casas rurales. Una vez instalados, no querremos perder tiempo para conocer el lugar.

Podemos empezar por el caserío de Teixois, el mejor ejemplo de la arquitectura tradicional asturiana en muchos kilómetros a la redonda. Declarado Bien de Interés Cultural, es el lugar perfecto para comprender cómo antiguamente se aprovechaba la fuerza del agua, proveniente del arroyo de Mestas, a través de un molino hidráulico en perfecto estado de conservación.

A continuación, deberíamos visitar otros molinos, los del Museo de los Molinos de Mazonovo. Enclavado a orillas del río Cabreira, está destinado a la conservación de estos ingenios tan importantes en otras épocas. En él destaca tanto la belleza del lugar, como la interactividad que ofrece a los visitantes, puesto que podremos accionar y manipular la mayoría de los molinos, pertenecientes a diversas épocas y culturas.

hotel taramundi

Taramundi cuenta con un buen número de mesones y terrazas donde disfrutar de las vistas y la gastronomía autóctona.

Y para hablar de historia, pocos sitios mejores que El Castro, una interesante excavación arqueológica que, poco a poco, va revelando importantes capítulos de los primeros pobladores de Taramundi. Se sabe que el poblado fue fundado en la Edad de Bronce, y que allí vivieron también los romanos, entre los siglos I y II d. C. Eran los orígenes de una bella localidad, hoy presidida por la Iglesia de San Martín y su magnífica torre, construida en 1952. El resto del edificio, sin embargo, data del año 1714. Casi tres siglos de historia reflejados en sus seis fantásticos retablos. Sobretodo el Mayor, de inconfundible y espectacular estilo barroco.

Taramundi cuenta, por tanto, con un interesante patrimonio cultural. Pero todo él queda en un segundo plano cuando descubrimos las maravillas naturales que alberga. La más destacada es, sin duda, la Ruta del Agua, una ruta circular de 14 kilómetros que permite conocer los mejores rincones del río Turía, desde que nace en esta pequeña villa asturiana, hasta que desemboca en el gallego río Eo. Una excursión mucho más que recomendable para los amantes del senderismo, y un magnífico recuerdo que quedará grabado para siempre en nuestras retinas.

Aunque, si lo que preferimos en un souvenir tradicional, nada mejor que hacerse con un buen cuchillo de la zona. La herramienta más útil para cortar los productos de la quesería artesanal Eo Leche. En ella podremos comprar el exquisito queso que producen, además de conocer de primera mano todo el proceso de fabricación.

Fotos Fújur y Habladorcito

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...