Los parques más bonitos de Europa

¿Valoras las ciudades que visites por el tamaño de sus pulmones verdes? ¿No concibes un viaje sin una tarde de descanso en un parque? Hoy te seleccionamos algunos de los parques más bonitos de Europa, para que disfrutes de ellos mientras lees en un banco, te tumbas en la hierba o simplemente paseas. Tenlos en cuenta en tu próxima escapada.

¿Valoras las ciudades que visites por el tamaño de sus pulmones verdes? ¿No concibes un viaje sin una tarde de descanso en un parque? Hoy te seleccionamos algunos de los parques más bonitos de Europa, para que disfrutes de ellos mientras lees en un banco, te tumbas en la hierba o simplemente paseas. Tenlos en cuenta en tu próxima escapada.

Keukenhof Park, en Holanda


Keukenhof Park. Se encuentra en la pequeña localidad de Lisse, en Holanda, a escasos kilómetros de Ámsterdam. Y como no podía ser de otro modo, de tulipanes va el asunto. Pertenece una fundación que planta anualmente siete millones de estas flores, motivo por el cual se considera el parque floral más grande del mundo. Solo abre tres meses al año, en primavera, pero cuando lo hace se graba en la retina de quienes lo visitan para el resto de sus vidas. La próxima cita tendrá como punto de partida el 27 de abril del 2012.

Englischer Garten. Con más de 4 km2 de superficie, es uno de los parques urbanos más grandes del mundo. Sin ir más lejos, supera al Central Park neoyorquino, y lo hace sin dejar a un lado el encanto y belleza. En él predominan las largas extensiones de césped, solo interrumpidas por algunos árboles y por monumentos como los Monopteros (una especie de templo griego) o la Torre China. El canal que cruza el parque es la ‘playa’ de los habitantes de la ciudad, y su cabal es apto incluso para practicar surf.

Jardines de Luxemburgo: Inmensos y majestuosos como el Palacio que los preside. Los Jardines de Luxemburgo son el orgullo de todo parisino, e incluyen todo lo que necesita una tarde de ocio. Teatro de marionetas, tío vivo y zonas de juegos para los más pequeños. Restaurantes y actividades variadas para los más mayores. Todo ello en un entorno de verde intenso, donde las flores reclaman su protagonismo en primavera y las estatuas lo hacen durante todo el año. Uno de los más bellos jardines de París.

Bergpark, en Alemania

Hyde Park. Este histórico parque se convirtió en público en 1637, y es especialmente famoso por su Speakers Corner, el rincón de los oradores. Dividido en dos por el lago Serpentine, su fin se difumina con el inicio de los Kesington Gardens, por lo que muchos consideran estos jardines como parte de Hyde Park. Sea como sea, merece un lugar de honor en esta selección por ser uno de los símbolos de la cultura londinense.

Bergpark. En este parque el agua toma total protagonismo. La orografía ayuda, puesto que es el segundo parque más grande de Europa emplazado en una montaña (de hecho, Berg es montaña en alemán). De estilo barroco, sus principales atractivos son el monumento de Hércules, el castillo y, por supuesto, la cascada que cae desde 250 metros de altura o el inmenso chorro de la fuente. El Bergpark se encuentra en Kassel, una localidad alemana situada en el centro del rombo que conforman Düsseldorf, Hannover, Leipzig y Frankfurt.

Si quieres conocer aún más parques, puedes hacerlo mientras practicas inglés con esta recopilación de Smashing Tops, una web especializada en rankings de todo tipo.

Fotos: fanglan y stevekc en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...