Liseberg, el parque de atracciones de Suecia

Quienes visiten Suecia pueden pasar un día en el Liseberg, un parque de atracciones que ofrece numerosas propuestas de entretenimiento.

Parque Liseberg

Viajar a Suecia nos puede proporcionar un nivel de entretenimiento de alto nivel, tanto en términos culturales como en lo relacionado con el turismo más aplicado a la relajación. Hay muchos lugares en el país que nos tendrán entretenidos y que permitirán que toda la familia se lo pase bien. De todas formas, y aunque otras veces os hemos hablado de propuestas culturales, en esta ocasión queremos concentrarnos en hablaros de Liseberg, uno de los parques de atracciones más antiguos de la región.

Se inauguró en el ya lejano año 1923, por lo que avanza a pasos de gigante con el objetivo de convertirse en un lugar centenario. Dispone de una gran cantidad de atracciones y de novedades que se van añadiendo en las instalaciones de forma periódica para intentar ser cada vez un lugar de mayor atractivo para los viajeros, quienes incluso repiten su visita cada cierto tiempo. Ha recibido premios y tiene varios títulos a remarcar, como disponer de una de las atracciones de caída más conocidas del mundo, la cual lleva a que los usuarios asciendan a 116 metros de alto.

Aunque su periodo más popular es el verano, donde se reúnen a diario miles de personas en sus instalaciones, una de las ideas ya conocidas de la administración del Liseberg es el realizar aperturas en varios momentos del año adicionales. Por ejemplo, es bastante habitual que se celebre un evento de Navidad, y aunque otros parques de atracciones no suelen estar abiertos con las bajas temperaturas, el Liseberg aprovecha de forma adecuada, aunque limitando las atracciones disponibles.

Además de visitar Liseberg por sus atracciones, algo que nos divertirá mucho, sin duda, otro de los incentivos que encontramos es poder disfrutar del entorno, que destila un remarcado aire clásico. Por otro lado, tiene un total de 6 montañas rusas, siendo la más antigua del año 1987. Cada una de ellas destaca por hacer gala de un aspecto diferente al resto, por distintas dimensiones y niveles de velocidad alcanzados. En el caso de Balder, una montaña rusa que se inauguró en 2003, ha recibido nominaciones habituales para varios premios y destaca gracias a disponer de un trayecto de más de 1000 metros que se recorre a 90 kilómetros por hora.

Junto a estas montañas rusa y otras atracciones complementarias, el Liseberg incluye dos montañas rusa acuáticas y dispone de una zona dirigida a los más pequeños, que pueden así disfrutar de experiencias vibrantes dirigidas a su estatura y niveles de resistencia.

Vía: Liseberg

Foto: Blondinrikard Fröberg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...