Viajar gracias al cine: Monte Carlo

Selena Gomez protagoniza esta comedia romántica en la que podemos ver más de cerca el principado de Mónaco.

París, Mónaco… escenarios preciosos que se visualizan por todo lo alto en esta película que protagonizó la famosa Selena Gomez cuando se encontraba en uno de sus momentos dorados. Esta película, una comedia con tintes románticos, está producida por un elenco que llama la atención, y en el que destacan los nombres de Nicole Kidman y Tom Bezucha. Con ella vas a poder ver grandes escenarios de Francia y Mónaco, así como hoteles lujosos que seguro que te encantaría tener la oportunidad de visitar.

En Monte Carlo, Grace es una chica que se acaba de graduar y que ha estado trabajando duramente los últimos meses en un bar para reunir dinero y marcharse de viaje de graduación a París. Su intención es visitar la capital francesa en compañía de su compañera de trabajo, una camarera un poco más mayor que ella. Pero antes del viaje, por cosas del destino, su madre y su padrastro deciden que Grace viaje a París acompañada de su hermanastra, la recta y correcta Meg. Así que las tres chicas ponen rumbo hacia París para vivir una de esas aventuras que no olvidarán.

Lo que se trata de un viaje turístico organizado, se convierte en una historia de sucesos descontrolados cuando pierden el autobús de su grupo y se adentran en una inesperada sucesión de eventos. Todo comienza cuando el grupo descubre que Grace se parece de una forma absoluta a una joven heredera de Reino Unido que se encuentra en el país. Vista la situación, las tres chicas se ponen de acuerdo para explotar el parecido de Grace y hacerse pasar por la rica heredera aprovechando su ausencia. Es entonces cuando las cosas se van complicando poco a poco cada vez más.

Selena Gomez comenzó en televisión, principalmente con apariciones en series de Disney Channel, incluso con un papel muy secundario en Hannah Montana, y no tardó en brillar. El estreno de la serie Los magos de Waverly Place fue determinante para Selena, que obtuvo su merecido salto a la fama y se convirtió en uno de los rostros más reconocidos del canal. Posteriormente, ya iniciada una carrera musical de éxito, y con varios papeles en el mundo del cine, Selena, independizada de Disney Channel, se convirtió en uno de los rostros más frescos de Hollywood.

En Monte Carlo tiene la difícil tarea de caracterizar dos personajes, de diferenciada personalidad, lo que le permite demostrar a la audiencia lo bien que se mueve sin importar el personaje del que tenga que hacer gala. Si bien la conocemos más por dar vida a chicas muy naturales, de esas que no se cortan en nada y que dicen lo que piensan, en este film también se pone en la piel de una rica millonaria de gustos exquisitos. Firma los dos papeles con muy buena mano, ganándose a la audiencia con esa sonrisa que le ha caracterizado desde sus inicios. A las otras dos chicas protagonistas, que quedan eclipsadas por la fama de Selena Gomez, las interpretan las actrices Leighton Meester como Meg, la hermanastra, y Katie Cassidy en el papel de Emma Danielle.

El film, que adapta la novela Headhunters de Jules Bass, de una forma muy libre y bastante diferente a la original, tiene un buen argumento. El desarrollo también es ameno, y aunque deposita una gran importancia en el amor y los corazones de las protagonistas, sabe cómo añadir humor de forma progresiva para que tengamos buenos motivos para reírnos a menudo. El trabajo que realizan las tres chicas es más que eficiente, y aunque sea Selena la que roba planos y gane la atención de la cámara, el resultado en términos generales es favorable por parte de todo el reparto.

De todas formas, el ingrediente principal de Monte Carlo a nivel cinematográfico es el desarrollo del que hace gala, que atraviesa las habituales situaciones en las que se ven sometidos los personajes que tienen tendencia al robo de identidad. No es que sea una historia especialmente novedosa, dado que parte de un concepto que hemos visto ya en otras ocasiones, pero las tres relaciones que se plasman en pantalla y la forma en la que se desarrollan deja una buena sensación. Además, los escenarios son soberbios y el encanto de París y Mónaco atrapa al espectador con rapidez.

Con Monte Carlo encontramos una buena historia de verano, una película de comedia y amor donde tres jóvenes chicas dan una vuelta a sus vidas en uno de esos viajes que no se olvidan. El espectador pasa a disfrutar de una aventura con mucho humor, buenas interpretaciones de las tres protagonistas, y un desarrollo que presta especial atención a los decorados y el paisaje. Que la película se desarrolle en Monte Carlo no es precisamente una casualidad, dado que se aprovechan muchos de los lugares más atractivos y visualmente pintorescos de este lugar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...