La casa real de Expediente Warren The Conjuring está a la venta

La casa donde sucedieron los incidentes en los que se basa The Conjuring se ha puesto a la venta con, teóricamente, fantasma incluido.

Ni noches de miedo de Universal, ni nada. Si queréis pasar una noche de auténtico terror o que, simplemente, os cambie la vida (posiblemente no a mejor), la posibilidad que tenéis en la mano es la de comprar la casa real en la que se inspiró la película Expediente Warren: The Conjuring. Se encuentra a la venta por un precio de 1,2 millones, lo que muchos interesados han considerado una ganga, sino fuera porque teóricamente está encantada y que allí ocurren todo tipo de cosas extrañas y terribles.

Sus propietarios actuales han estado usando la casa para alquilar noches sueltas a personas valientes que querían hospedarse y sentir el morbo de la historia que hay detrás de la misma. Pero ahora se quieren desentender totalmente de la vivienda y, para ello, buscan nuevo propietario.

El beneficio que le van a sacar a la vivienda es notable, puesto que estos propietarios, Cory y Jennifer Heinzen, la compraron por solo 439.000 dólares. Su adquisición la realizaron en 2019, momento en el cual la casa se había convertido en una de esas patatas calientes que a todo el mundo le atraen, pero que nadie quiere tener en propiedad debido a todo lo que puede acarrear.

Los propietarios actuales dicen que alquilar la casa a grupos es una muy buena forma de hacer dinero, comentando que han llegado a rentabilizarla muy bien. Se desconocen cuáles son los motivos para querer venderla, pero, suponemos, que el equipaje que acompaña a la mansión es demasiado como para que pueda sostenerse en propiedad mucho tiempo. No obstante, esta vivienda situada en Rhode Island, que está asentada sobre un terreno de 34398 metros cuadrados y que tiene un tamaño considerable, resulta muy golosa para los amantes de lo paranormal.

Hay que decir que la saga de películas no se ha rodado directamente en la propiedad, sino que está inspirada en lo que ocurrió en la misma. En el propio comunicado que ha emitido la inmobiliaria que se está ocupando de la venta de la vivienda, se hace referencia a que la propiedad está encantada, por lo que no se trata de un dato del que intenten huir. Más bien es todo lo contrario. Se hace referencia al fantasma que, teóricamente, habita el lugar: Bathsheba Sherman.

El momento en el que se originó su aparición fue a inicios de la década de los 70, tiempo en el que cual la familia Perron comenzó a ocupar la vivienda. La familia notó demasiadas señales extrañas como para dejarlo pasar, por lo que contactaron con los Warren para que investigaran qué estaba ocurriendo. Descubrieron que el fantasma de Sherman, una bruja del siglo diecinueve (de 1801 a 1900), habitaba en la vivienda y su maldición llevaba a que, si alguien vivía en ella, terminara muriendo de una manera horrible.

Los Perron vivieron en la casa durante 10 años. Les resultaba un lugar ideal, porque el matrimonio tenía cinco hijas y contaban con espacio más que suficiente como para que pudieran disfrutar de su crecimiento. Pero a lo largo de ese tiempo notaron muchos incidentes que les metieron en problemas y que generaron serios daños a la familia. También hablan de situaciones inexplicables en las que sufrieron ataques de una manera totalmente extraña, como el pinchazo de una aguja con una gran marca circular que sufrió uno de los miembros de la familia.

Se relacionaba con el fantasma de la bruja porque se dijo que se habría llevado al más allá la aguja con la que había acabado con la vida de un niño en el pasado. No obstante, las investigaciones acerca de la supuesta bruja nunca llegaron a completarse, en especial debido a la falta de registros completos del censo. Se pensó que la mujer había tenido descendencia, pero que no quedaría un rastro definitivo acerca de ello. Eso complicaba mucho la investigación. Y una foto publicada, en la que supuestamente aparecía la bruja, una mujer con aspecto triste y extraño en 1885, tampoco resultaba convincente del todo. Al fin y al cabo, se argumentaba que podría ser la bruja por el semblante, por su pose y porque estaba usando mascarilla quirúrgica.

Pero podría haberlo hecho para protegerse de uno de los muchos virus que circulaban en aquella época diezmando a la población, como era el caso de la tuberculosis o la difteria. Hoy por hoy, en teoría el espíritu de la bruja continúa presente en la vivienda y podría comenzar a perseguir a quienes decidan ocupar la vivienda tras la operación de compra.

El matrimonio de los Warren falleció en los últimos años, pero a lo largo del tiempo llegaron a descubrir muchos otros lugares malditos como esta casa. Eso sí, de momento no es posible comprar la muñeca de Annabelle. Si sois aficionados al terror y lo paranormal, podéis iros preparando, porque seguramente la casa de The Conjuring volverá a abrir sus puertas a los curiosos en cuanto tenga nuevo dueño.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...