De ruta por los escenarios de Todo en un día

La película Todo en un día se rodó en Chicago, donde podemos asistir a algunos de los lugares que aparecen a lo largo del film.

Todo en un día

En los 80 se estrenaron muchas películas que hicieron historia y que marcaron a una generación. Una de ellas fue Todo en un día, un film que en su versión original se titula Ferris Bueller’s Day Off y que destacó en la brillante trayectoria cinematográfica del director John Hughes. Actualmente se está llevando a cabo en distintos lugares de Norte América una obra musical que recorre algunas de las películas del cineasta, pero tal y como han hecho en algunos medios estadounidenses, queremos compartir con vosotros la idea de visitar los escenarios reales donde se grabó la mencionada película.

Todos están en Chicago, así que solo tenemos que ir a esta ciudad para poder sentirnos como Ferris Bueller, el personaje al que interpretó Matthew Broderick cuando todavía era un chaval. Uno de estos lugares que podemos visitar es el estadio Wrigley Field, que resulta de fácil acceso y ofrece la oportunidad de disfrutar de partidos en vivo, aunque no seamos muy aficionados al béisbol.

También tendríamos que ir al Instituto de Arte de Chicago, que cuenta con una de esas escenas que no se olvidan fácilmente de la película. El aspecto positivo es que este es uno de los mejores museos que hay en Estados Unidos dedicados al mundo del arte, así que la visita nos vendrá como anillo al dedo para disfrutar con piezas artísticas de calidad.

La Daley Plaza es otro de los lugares que visitar y en los que descansar si ya hemos tenido una buena caminata en las horas previas. El incentivo añadido además de encontrarnos en el escenario de la película se encuentra en ver la escultura de Picasso que hay en el lugar, una de un tamaño bastante significativo. Junto a la plaza también tenemos el Chicago City Hall, así que podemos verlo de paso aprovechando que estamos ahí.

En la Junta de Comercio de Chicago podemos disfrutar de una visita guiada que nos permite conocer el lugar, aunque su interés turístico ha ido reduciéndose con el paso de los años. También es recomendable ir a la Willis Tower y asomarnos a sus excelentes vistas, de una altura considerable. Y si nos queda tiempo y tenemos ganas, montémonos en un taxi para que nos lleve por el recorrido turístico en coche en Lake Shore Drive, algo que también nos proporcionará algún que otro sentimiento de nostalgia cuando nos acordemos de la película. Ya que estáis en Chicago, no olvidéis sus muchas otras propuestas turísticas, que no son pocas.

Foto:

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...