Algunos trucos para viajar barato

Si por algo han entrado en crisis las agencias de viajes es porque a menudo es más práctico montarse uno mismo el viaje por internet que encargárselo a una tercera persona. Excepto, claro está, de destinos y situaciones muy concretas. Sin embargo, aún hay quien se pierde en la jungla de la red y siente que desperdicia las ofertas que otros son capaces de encontrar, cuando encontrar un vuelo barato a Málaga o un hotel a buen precio en Madrid nunca ha sido más fácil. ¿Cuál es el error? A continuación ofrecemos los consejos indispensables a tener en cuenta si se quiere viajar barato. Claro está que para ello se prioriza el precio por encima de todo, como podremos comprobar. Algo que requerirá ciertos sacrificios que, por supuesto, nos valdrán mucho la pena.

Prepárate para despegar al mejor precio

1. ¿Por dónde empezar? Nuestro gran amigo el buscador

Ya sea en eDreams, en Atrápalo, en Rumbo o en cualquiera que se le parezca. Los buscadores de vuelos son el Google del viajero e incluyen en su base de datos infinidad de compañías aéreas. Aseguran, por tanto, encontrar el mejor precio para la fecha o intérvalo de fechas en el que deseamos viajar. Algo parecido ocurrirá cuando, una vez adquiridos los billetes, nos lancemos a la reserva de albergue, hostal u hotel. Podemos hallarlos a través de estos mismos buscadores o de otros parecidos como Booking, LastMinute o HostelBookers. Eso sí: por el momento, solo buscaremos.

Y es que antes de llegar a la decisión de compra debemos mentalizarnos de varias cosas. La primera es esencial: flexibilidad de fechas. Las aerolíneas y hoteleros no son tontos. Saben perfectamente que la dura vida laboral obliga a la gente a lanzarse en masa a por viajes en lo que se denomina ‘temporada alta’. ¿Quieres una ganga? Pues para conseguirla es básico que planifiques tu escapada para fechas que nadie quiere. Y no solo en lo que a meses de refiere. También a días de la semana (sale más rentable viajar un miércoles que un viernes) y a horarios (más vale que te mentalices de que el billete más barato siempre es el de las 6:30 de la mañana).

Deberás asumir, además, que viajar solo suele salir más a cuenta que hacerlo acompañado. En algunos casos la tarifa que se aplica en cada caso es distinta, algo que se explica por el número de plazas disponibles y su situación. Seleccionar dos pasajeros es equivalente a que viajan juntos, por lo que puede que ocupen dos asientos de distintas categorías y condiciones. Como suele pasar, se cobrará a ambos la tarifa del billete más caro. Así pues, reservar los pasajes con tu pareja o amigo por separado es arriesgado, pero aún lo es más marcar el ‘2’ en el número de pasajeros. Lo peor que os puede pasar, si reserváis con antelación, es que os cobren diferentes precios o que acabéis sentados en lugares distintos del avión. Algo terrible en un viaje de 10 horas pero soportable en un trayecto Madrid – Berlín.

2. Preparados para reservar

Tanto en el caso del avión como en el del alojamiento es recomendable reservar en la página web de la compañía/empresa en cuestión en lugar de utilizar la del buscador. Siempre y cuando eso sea posible y confirmando previamente qué nos sale más a cuenta. Lo bueno de hacerlo así es que nos aseguramos comisiones y recibimos la información de primera mano, que siempre se agradece. En el caso de los vuelos, y a pesar de que la ley obliga a incluir las tasas en el importe del billete, debemos sumarle unos 20 euros al precio inicial que se nos indica. Son los pluses, por ejemplo, de pagar con tarjeta de crédito, escoger asiento o contratar seguro de viaje. En el caso de las low cost puede ser el importe de facturar una maleta.

Este no es el único plus a tener en cuenta al hacer una reserva. Y es que la distancia entre el aeropuerto de destino y nuestro destino real puede inclinar la balanza a favor de un billete más caro. Aunque sale mucho más económico optar por un aeropuerto secundario, hay excepciones. Lo explicamos con un ejemplo: volar con nuestra amiga Ryanair hasta París es más barato que con cualquier otra compañía. Sin embargo, sus aviones aterrizan en Beauvais, un aeropuerto a unos 80 km de la capital francesa. Para realizar el recorrido entre ambos lugares se requiere de un autobús que vale 15 euros. Si sumamos, son 30 euros entre ir y volver. Los autobuses hasta Orly o Charles-Degaulle, los otros dos aeródromos, cuestan unos 6 euros -incluso menos si optamos por una línea urbana- y realizan un recorrido mucho más corto. Hay que asegurarse siempre, pues, que las consecuencias del ahorro económico realmente compensan.

3. Otros consejos e ideas

Viajar por precio y sin importar el destino o realizar reservas de último minuto pueden ser también fuentes de ganga para los más aventureros. Los buscadores antes mencionados ofrecen servicios de este tipo. También es recomendable suscribirse a alertas electrónicas que nos mantendrán al día de las ofertas e incluso a programas de puntos en caso de que seamos viajeros frecuentes y tengamos afición por una compañía concreta. Aunque a menudo ignorados, los descuentos de un programa de este tipo suelen ser suculentos.

Foto: 747 por tupolev und seine kamera en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...