Las cimas más peligrosas del planeta

Aunque parezca mentira, el Everest no figura entre ellas. Otros «ochomiles», e incluso montañas mucho más bajas, presentan mayor dificultad. Ya sea por el terreno, por sus características o por el clima.

cimas

La dificultad de una montaña es un riesgo añadido para los amantes de la escalada y el alpinismo, que encuentran en estas cimas una fuente inagotable de diversión, adrenalina y paisaje. Pero dificultad también significa peligro, y ellos saben mejor que nadie que coronar estos monstruos terrestres requiere de muchas precauciones.

Si además la montaña escogida es una de las que figura en esta lista, andarse con ojo es obligatorio para volver sano y salvo a casa.

  • Annapurna en Nepal: Es la décima montaña más alta del planeta, pero la primera en cuanto al índice de mortalidad, que se calcula de un 40% entre sus alpinistas. Sus 8.093 metros, coronados por primera vez en 1970, se llevan la vida de varias personas cada año. Entre ellas, la del alpinista español Iñaki Ochoa de Olza en 2008.
  • K2 en Pakistán: También conocida como la Montaña Salvaje, sus 8.611 metros la convierten en la segunda cima más alta del planeta. Pero como la anterior, también es una de las más peligrosas, pues incluso su ruta más sencilla obliga a cruzar glaciares, ascender rocas escarpadas y abrirse paso entre bloques de hielo que pueden colapsar en cualquier momento. Por todo ello, y según la estadística, una de cada cuatro personas que prueban ascenderla dejan su vida por el camino. Nunca ha sido escalada en invierno.
  • Nanga Parbat en Pakistán: En el mismo país nos espera este pico de 8.126 metros, el noveno más alto del mundo. La primera expedición en coronarlo en 1953 ya lo llamó la «montaña asesina». Y es que el Nanga Parbat está aislado y permanentemente cubierto de hiel. Además es tremendamente vertical. Una de sus caras, la Cara Rupal, conforma una pared escarpada de 4.600 metros. La más grande del planeta.
  • Kangchenjunga en Nepal: Esta montaña de 8.586 metros es la tercera más alta del planeta, y fue coronada por primera vez en 1.955. Sin embargo, y a diferencia de lo que es habitual, su índice de mortalidad se incrementa en lugar de disminuir con el paso de los años. Las avalanchas y las duras condiciones climáticas suelen ser las culpables del 22% que se registra en los últimos años. Como curiosidad, y por respeto a la creencia de los Sikkim de tratarse de un monte sagrado, la mayoría de expedicionarios se detienen unos metros antes de coronar la cima.
  • El Eiger en Suiza: Este monte de los Alpes es mucho menor que los anteriores, pues «apenas» registra los 3.970 metros de altura. Forma parte del conjunto Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn, declarado Patrimonio de la Humanidad, y es atravesado por un tren turístico que finaliza su recorrido en la estación de ferrocarril más alta del planeta. Su cara norte es su particular lado oscuro dada su gran dificultad, aunque también resulta muy tentadora para muchos alpinistas. Y sin duda, es el mayor de los retos entre los montes europeos.

Vía: Turism Review.

Foto: Guilhem Vellut.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...