Portugal y su “bacalau”, dos partes de un todo

Os enseñamos como preparar un Bacalao a la Lisboa Antigua tan bueno como el que nos prepararía en Portugal. ¿Preparado para apuntar la receta?

Lomos de bacalao

Si has estado alguna vez en Portugal seguramente has oído que el país tiene más de 366 recetas de bacalao, una para cada día del año incluso si este es bisiesto. La realidad es que podemos encontrar más de mil recetas portuguesas que utilizan como ingrediente estrella el bacalao, por eso, si vas a pasar unos días en casa de nuestros vecinos, debes pedir al menos un día un “bacalau”.

Nosotros, con tal de rendir homenaje a estas riquísimas recetas portuguesas, os presentaremos un plato de bacalao muy típico de Portugal: el Bacalao a la Lisboa Antigua. Si bien hace años se consideraba que el bacalao era el pescado de los pobres, esta creencia ha cambiado con el paso del tiempo y a día de hoy el que disfruta de un buen plato de bacalao puede sentirse la persona más rica del mundo. Ahí va nuestra propuesta.

Bacalao a la Lisboa Antigua
Ingredientes:
-2 filetes de bacalao
-4 tomates
-4 patatas
-2 cebollas
-2 cucharada de mantequilla
-Pimentón dulce
-Laurel
-Perejil
-2 dientes de ajo
-100 ml. de aceite de oliva
-Sal
-Pimienta

Preparación:
Empezamos nuestra receta portuguesa cortando las cebollas, las patatas, los tomates y el ajo en rodajas finitas. Después, metemos en una cacerola primero los tomates, después las patatas, las cebollas, el ajo y finalmente los filetes de bacalao. Dependiendo de la cantidad de sal y pimienta que queramos echar al plato, salpimentamos cada vez que introducimos un ingrediente o cada dos.

Por último, añadimos un poco de perejil y laurel y espolvoreamos una cucharadita de pimentón. Añadimos los 100 ml. de aceite y la mantequilla. Tapamos la cacerola y sin remover dejamos cocer a fuego lento durante unos 30 minutos. Pasado este tiempo y una vez comprobado que el pescado está en su punto, apagamos el fuego y servimos en una fuente. Al pasar los ingredientes de la cacerola a la fuente debemos ir con cuidado, de forma que los estratos que hemos formado al cocerlos se mantengan.

Ya solamente nos queda llegarlo a la mesa y dejar que nuestros invitados disfruten de un plato de “bacalau” tan bueno y sabroso como el que nos servirían en Portugal. ¡Buen provecho!

Foto | tinalraval

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...