Logroño y la senda de los elefantes

La cultura que alberga la gastronomía y el vino de cada zona supone uno de los mayores atractivos de un turismo que vas más allá de los monumentos y museos.

logroño

Calle del Laurel, Logroño

Turismo y gastronomía en un mismo escenario, una exigencia del viajero actual que a España no le pilla por sorpresa. Su riqueza en terreno de cocina y vinos le permite presumir de albergar al turista mas exquisito. Desde los arroces de Valencia al marisco gallego, así podemos recorrer de costa a costa un sinfín de especialidades que culminan cada uno de los secretos que esconden las ciudades de nuestro país. Hoy vamos a viajar hasta el norte peninsular para conocer una ruta enogastronómica que nos dejará sin habla en la ciudad de Logroño.

Cuna del turismo de «beber y comer», La Rioja alberga en sus entrañas rutas que enamorarán a los paladares más exigentes, y para ello solo tenemos que visitar su capital. En la visita al centro histórico de Logroño nos encontramos con un total de 50 bares ubicados entre las Calle del Laurel y sus vías colindantes. La conocida calle de los pinchos y los vinos alberga unos 250 metros de cultura e historia en cada local, lugar de reunión por excelencia de sus ciudadanos y punto clave del turismo. Los riojanos llaman al paseo por esa calle la ‘senda de los elefantes’, pronto descubrirás porqué

Para los que han decidido empezar a conocer las ciudades desde un bar o un restaurante, este es su destino. Muchas son las comparaciones esta ‘senda’ con otras zonas de tapeo españolas como la madrileña plaza de Santa Ana o el barrio de Santa Cruz en Jaén, pero hay matices que hacen única la calle del Laurel. Cada uno de los bares de la ruta ofrece una especialidad concreta que anuncian en la puerta, desde las patatas bravas a los pinchos más elaborados son algunos de los productos que cada bar elabora como pieza estrella, aunque en la barra encontraremos todo tipo de pinchos y tapas. De esta manera el visitante podrá cenar de bar en bar embriagándose, propiamente dicho, con el intenso sabor de los vinos riojanos, de los mejores de España, cabe decir.

Apto para todos los bolsillos, estos bares no te van a ofrecer cocina de autor, o novelle cocine de alto standing, sino gastronomía pura y tradicional. Un diamante en bruto que no es preciso pulir y a precios verdaderamente razonables. Entre 1 y 5 euros oscilan las tapas y pinchos que nos empaparán de la enogastronomía más auténtica.

Los logroñeses conciben esta ruta casi como una religión. Pues es típico reunirse allí con amigos en días festivos para cenar o tomar algo en un ambiente agradable y desenfadado, además tienen sus propios ritos. Rutas que cada grupo crea a su medida para pasar por cada uno de sus bares favoritos. Podemos empezar por los pinchos morunos para acabar con los champiñones, o mejor y al bar de la tortilla de patata para finalizar en el de los pimientos ‘cojonudos’.  La mejor cosecha de Rioja calmará nuestra sed para seguir abriendo boca, crea tu propia ruta y acércate al bar que despierte tus sentidos. El ‘Matrimonio’, los ‘Rotos’ o el ‘Tío Agus’ son algunos de los bares preferidos por logroñeses y turistas.

¿Y sabes por qué la llaman la ‘senda de los elefantes’? La textura de sus vinos y la abundancia de sabrosas tapas te devolverán a tu hotel con una buena ‘trompa’ y dando tumbos. Disfruta del safari riojano, una verdadera aventura enogastronómica.

Vía/ Sobre España

Foto/ Deunvistazo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...