Las hamburguesas y el pollo frito filipino llegan a Madrid

Madrid se prepara para dar la bienvenida al primer local de Jollibee, la cadena de hamburgueserías y pollo frito de Filipinas.

El proceso de expansión en el mundo entero que está llevando a cabo la cadena de comida rápida Jollibee no se olvida de España. Su debut en nuestro país se realiza este mismo mes de septiembre en un punto emblemático de la capital: la calle Arenal, en el centro de la ciudad con la Puerta del Sol a escasos metros. Desde este lugar, la empresa presenta a los españoles un tipo de comida rápida que se sirve en Filipinas desde finales de los años 70 y que se encuentra realizando una expansión internacional realmente contundente.

La decoración del local está más pensada para los europeos y no parece que siga tanto lo que se puede ver en los locales de la propia Filipinas. Se apuesta por una estética más rústica, incluyendo en el interior del local con una palmera de tamaño real, así como otros elementos para llamar la atención del visitante.

Lo que sí se mantiene fiel, al menos por lo que se ha podido conocer en los comunicados, es la particular y original carta que trae Jollibee y que mantiene toda su esencia filipina. Eso incluye el pollo frito Chickenjoy que es tan famoso, así como hamburguesas de calidad y algunas recetas que contrastan con los habituales gustos de los comensales españoles.

Por ejemplo, una de sus hamburguesas se presenta con piña entre sus ingredientes, una propuesta osada que es posible que abra más de un debate como ya lo hiciera en su tiempo la introducción de la pizza con piña. Otra de las peculiaridades de la carta es la pasta, en la cual el tomate que se incorpora como salsa tiene un dulzor característico de la forma en la que toman esta salsa los filipinos. También se respeta la famosa mayonesa de ajo que tiene la cadena de restauración entre sus recetas propias, así como la manera de marinar los filetes de pollo y de preparar el resto de los platos.

Desde este punto tan céntrico de Madrid esperan conseguir el apoyo de los madrileños, aunque seguro que son conscientes de cómo, en cuestión de pocos metros, hay decenas de otras propuestas que compiten en el mismo rango de comida. No obstante, Jollibee tiene, a su favor, la baza de la originalidad. No solo eso, sino que, además, sus precios son populares. Una hamburguesa de pollo cuesta 3,99 euros, lo que seguro que más de uno que ha salido escaldado de Five Guys, agradece. Por otro lado, no hay que olvidar la creciente comunidad filipina que reside en Madrid y que seguro que está encantada de reencontrarse con un viejo conocido de su nación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...