La pizza en Japón: entre la desesperación y la mayonesa

¿Merecen la pena las pizzas en Japón? Os invitamos a leer nuestra experiencia y a descubrir cuál es el ingrediente que a los japoneses les encanta poner en la pizza.

Una de las principales particularidades que tiene Japón es la manera en la que sabe apropiarse de la comida de otros países para adaptarla a sus gustos. Por supuesto, unas veces sale bien, y otras, fatal. Si bien en algunos casos los resultados son notorios, al adaptar la comida occidental a sus gustos, lo que suele ocurrir es que desdibujan demasiado los sabores. Y aunque algunas de sus ideas son buenas, muchas otras, como indicamos, resultan terribles.

Una asignatura pendiente de los japoneses son las pizzas. Entienden el concepto y cómo tiene que ser una pizza, pero están demasiado habituados a improvisar con las recetas a fin de satisfacer a sus ciudadanos. El choque cultural que se produce a la hora de comer pizza en Japón es demasiado extremo, tanto que llega a ser difícil encontrar una buena pizzería.

España tiene buenas pizzerías e incluso las malas, gozan de una alta calidad. Tanto en el sector de la pizza de la comida rápida, como en el de la pizza de restaurante, se pueden obtener muy buenos resultados. Telepizza, al menos en su buena época, Domino’s o Pizzahut, así como restaurantes franquicia del tipo de Ginos, La mafia se sienta a la mesa, La Tagliatella o Pinocchio, ofrecen calidad. Y no digamos los restaurantes italianos independientes que hay en todo el país, algunos con unas pizzas fantásticas.

En Japón, en contraposición a esto, las pizzerías son, como poco, decepcionantes. Se preparan pizzas siguiendo unas recetas demasiado al pie de la letra, sin innovación, sin mano, sin cariño. Es posible ver cómo los ingredientes se cuentan al milímetro para que estén simétricos, para que toda la pizza sea un reflejo idéntico entre todos sus pedazos. Es bonito, pero suele pecar de ser insuficiente.

La pizza margarita es una de las estrellas en cualquier restaurante, principalmente como opción más habitual de los niños. Una pizza que solo tiene queso y, en algunos casos, tomates cherry. A partir de ahí, las cartas suelen variar, pero tienden a ser poco imaginativas y con un repertorio de pizzas que no hace justicia a lo que se busca en este tipo de plato.

El ingrediente secreto de las pizzas japonesas es la mayonesa, en cantidades que resultan realmente altas y que les dan a las pizzas una cremosidad extraña. No es que se esté utilizando salsa carbonara como sí es más natural para nosotros, sino que se opta por la mayonesa, dando unos resultados que son difíciles de explicar con unas solas palabras y sin que veáis la cara que se queda al probar tal receta. En vez de ser una curiosidad, la pizza con mayonesa es un estándar que está presente tanto en los restaurantes italianos como en las cadenas de pizzerías rápidas como Domino’s o Pizza Hut.

Otras pizzas, simplemente, no existen, como es el caso de la pizza de atún o la barbacoa, la cual es muy poco frecuente encontrar con una receta que sea realmente buena. Recurren más a la pizza de quesos, a la que le añaden miel con el objetivo de aportarle sabor, ya que siempre se prescinde del gorgonzola y al final la pizza queda demasiado sosa. El queso azul es uno de los que los japoneses no consiguen tolerar y que siempre les acaba echando atrás, por lo que la pizza de quesos siempre suele ser bastante decepcionante.

Continuando con las pizzas en Japón, materia en la que os podemos decir que hemos ganado cierta experiencia, hay que añadir dos aspectos críticos. El primero de ellos es que el tamaño de las pizzas en Japón es reducido. Son muy pequeñas y, además, las masas se extienden hasta el infinito, lo que hace que resulten poco consistentes. Si en España puedes quedarte bien comiendo cuatro pedazos de pizza de un total de 8 que forme una entera, en Japón necesitarás toda la pizza.

El segundo de los aspectos es que los precios son realmente altos. Una pizza en Pizza Hut o Domino’s sale más cara que las pizzas en restaurantes. Y la calidad no lo compensa. No obstante, hay una excepción que os vamos a mencionar y que esperamos que os ayude a calmar vuestra ansia de pizza si estáis en Japón. Hay una única pizzería entre todas las que hemos probado, que obtenga el aprobado e incluso una nota alta. Se trata del restaurante de comida rápida de las tiendas Costco.

Posiblemente sea porque la receta viene impuesta desde Estados Unidos y porque se utilizan ingredientes que no son precisamente locales. Pero sus pizzas son realmente buenas, caracterizadas por unas porciones inmensas. Con dos porciones de Costco puedes quedar satisfecho e incluso lleno. Hay varias pizzas disponibles, pero el catálogo no es elevado, ya que no es un sitio al que ir en busca de variedad. Se puede elegir entre margarita, quesos y hawaiana. Anteriormente la hawaiana no estaba disponible y se vendía la pizza Combo, que era una receta que incluía carne y montones de ingredientes adicionales.

Por desgracia, la pizza combo era la mejor de Costco, sobre todo por darte la oportunidad de comer olivas negras, pimientos y otros ingredientes no tan frecuentes en las recetas japonesas. En su lugar, la pizza hawaiana intenta conquistar al público, pero nosotros hemos tenido la ocasión de probarla y nos ha generado sentimientos adversos. El tomate que utiliza no es el típico de las demás pizzas de Costco, al menos aparentemente, la piña podría ser de mejor calidad y, en vez de jamón de york se incluye beicon. El beicon, al menos, está bien tostadito y en pedazos grandes, pero el contraste con la piña crea un sabor que podría ser mejorable.

Los precios de las pizzas en Costco, por otro lado, son los más baratos de todo Japón. Los precios son muy reducidos debido a que se trata de una tienda tipo macro donde se sirve pensando en sus clientes. Es decir, no es un restaurante, sino que la comida sirve para que quienes van a comprar puedan hacer una parada antes o después y así irse con el estómago bien lleno (una filosofía estilo Ikea, pero con comida de mejor calidad).

Si vais a ir a Costco en Japón, tenéis que saber que hay dos colas para esperar a que te toque el turno. La primera es para el público general y la segunda, la rápida, para aquellos socios de la tienda que tienen la tarjeta. Esta última, por ejemplo, es imprescindible para comprar en el comercio, algo que seguro que os suena porque es el mismo tipo de filosofía de otros macro, incluso en España. Si conseguís entrar dentro, encontraréis productos españoles y de otros países, siendo el típico lugar donde se compra importación a un precio más o menos razonable.

En el caso de tener ganas de una pata de jamón (procedente de España), Costco es uno de los pocos lugares donde las hemos visto. Pero si no tenéis la tarjeta no os preocupéis: concentraros en la pizza. Merece la pena y además las ponen para llevar en el caso de comprar una completa. La enorme caja que tendréis que mover en el tren, eso sí, no será recomendable para las horas punta (por el olorcillo y por lo incómoda que resulta). Y vosotros ¿Habéis estado alguna vez en Japón ¿Habéis comido pizza en este país?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...