De la pasta a la carne, todo es exquisito en Italia

¿Quién no ha disfrutado de un delicioso plato de macarrones? ¿Quién es capaz de decir que no saborea con gusto una pizza? La gastronomía italiana ha llegado a todas partes del mundo, y se ha ganado la fama de hacer suya la pasta. Y es que primordialmente es lo que predomina en su gastronomía, pizzas y pasta, como todo el mundo sabe. Sin embargo, sus tradiciones culinarias llegan más allá. No solo se dedican a comer espaguettis y lasañas, sino que cuentan con una gran variedad de carnes y pescados, que pueden identificarse propias también de la cocina mediterránea.

de la pasta a la carne, todo es exquisito en Italia

Fetuccine con salsa, un plato delicioso.

Ya va siendo hora de romper la común creencia de que en la cocina de los italianos solo podemos encontrar bases de pizzas y paquetes de pasta. La variedad de verduras y hortalizas es fundamental para realizar los platos más tradicionales, con un toque de innovación que juega con los aromas del lugar. Sin olvidar la importancia de las setas, que junto al arroz, son la base principal del famoso plato risotto risi e bisi. Y por descontado, el empleo tanto de espinacas, como de pimientos, alcachofas, tomates, etc. son imprescindibles para preparar auténticos manjares saludables con denominación italiana.

En el tema de las carnes, el nombre del ingrediente quizá más oído es el de Prosciutto di Parma, el jamón cocido que recibe el nombre de la ciudad de Parma, y que tiene un reconocimiento mundial por su sabor y su textura. Empleado casi exclusivamente para elaborar pizzas, es un elemento clave para poder disfrutar del sabor auténtico de las recetas italianas de horno. Acompañando al jamón, Italia presume de numerosos platos elaborados con gran diversidad de carnes, como son el ossobuco o la bistecca alla fiorentina, ambos preparados con ternera o buey, se sirven generalmente con los arroces o verduras.  Las messicani (escalopes finos) o el abbachio (cordero) son también  otras variedades de las carnes y pescados, de los más empleados en la gastronomía italiana. Los productos del mar son, como se ha dicho antes, una base también importante por su abundancia en los mares próximo a la península itálica, y en especial, en Sicília. De entre los cuales se puede destacar los productos típicos de los lagos y ríos, como lo son las truchas, y la no tan conocida lamprea.

Pese a todo, la pasta es el plato estrella, es el ingrediente más característico, popular y empleado de toda Italia. Los arroces son llamados risottos, y deben ir acompañados por cualquier otro producto estrella de esta cocina tan variada. Ya puede ser de carnes, de verduras o de pescado, los platos con arroz son una de las delicias más conocidas en Italia. La famosa pasta, suele servirse al comenzar la comida, como plato entrante, y suele ser el plato fuerte, siempre acompañado de uno de los quesos más conocidos, el Parmesano, inconfundible y único por su sabor. En el país europeo, sucede justo lo contrario de nuestra tradición a la hora de comer. Mientras que nosotros preferimos tomar de entrante una ensalada, y dejar el plato más elaborado para después, la costumbre italiana es dejar como segundo plato a las ensaladas o unas verduras preparadas.

Finalice su menú con uno de los tantos postres que se encuentran en la carta italiana, tales como el tiramisú, el sorbete, los profiteroles o la panna cotta, y dispongase a recorrer las calles de uno de los países con más atractivo de toda Europa, porque Italia, al igual que en sus platos, sirve los más delicioso y atractivo al principio, nada más llegar. Después hay que seguir descubriendo y disfrutando de esta maravillosa tierra.

Foto: pichardo2227

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...