El sur de Francia, un suculento destino gastronómico

La bullabesa, una sopa de pescado especiada, es uno de los platos más típicos.

bullabesa

Francia es un país gourmet por excelencia. Sin embargo es difícil hacer un hacer un resumen completo de lo mejor de sus platos sin diferencias entre zonas, ya que, dependiendo del lugar del país en el que nos encontramos, los sabores varían considerablemente y merece la pena hacer un desglose. En esta ocasión, nos centraremos en lo mejor de la gastronomía del sur del país, con abundancia de pescados adobados con aromáticas especies.

Un plato imprescindible en todos los restaurantes, así como un auténtico manjar, es la bullabesa. Se trata de una sopa de pescado de origen marsellés que mezcla diversos tipos de variedades de pescado: rape, mújol, pargo, pez escorpión y congrio (así se establece en la receta original, aunque puede sufrir variaciones). Todo ello es aderezado con tomate, azafrán y aceite de oliva. La manera más habitual de comerlo es sirviendo primero el caldo -acompañado de pan tostado con rouille (mayonesa picante de chile y ajo) -y, posteriormente, se sirve el pescado.

Como no podía ser de otro modo, si los platos franceses están tan deliciosos es también por el uso del buen aceite de oliva en los mismos. Y es que, por más que en algunos países utilicen la mantequilla en vez del aceite, no hay color. En este sentido, la mayor parte de las aceitunas de esta región se utilizan para hacer este «oro líquido», aunque -al final de la recolecta- algunas son utilizadas para el «tapenade», una crema de aceitunas a la que se le añade alcaparras y anchoas y está buenísina untada en pan.

Su hablamos de pan, uno de los más conocidos es el fougasse, de forma ancha y alargada, con agujeros y que, se puede rellenar de aceitunas, anchoas, cebolla y especias. Para los más golosos, existe una versión dulce a la que se le añaden almendras.

Igual que en muchas regiones de España, en Francia también destaca la salsa alioli, cuya receta contiene yema de huevo, aceite de oliva y ajo, y se utiliza tanto para acompañar al bacalao salado, como con caracoles, verduras, huevos duros y pan. No podemos olvidarnos del ratatouille, el plato preferido por los vegetarianos: un guiso de verduras con tomates, pimientos, cebollas, berenjenas, calabacines y ajo. Y de postre, jugosos melocotones, cerezas y albaricoques, que en el sur de Francia se cosechan mucho y son riquísimos.

¿A que se te ha hecho la boca agua…?

Foto: La Cesta Bar Restaurante

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...