El restaurante Hawker Chan pierde su estrella Michelin

La estrella Michelin que el modesto restaurante Hawker Chan ganó ha sido retirada por Michelin por motivos desconocidos.

Desde el año 2016, el restaurante Hawker Chan, anteriormente conocido con el nombre de Liao Fan Hong Kong Soya Sauce Chicken Rice & Noodles, había sido la esperanza para todos aquellos chefs de países asiáticos que tienen un negocio de pequeñas dimensiones y de precios humildes. Porque si este local ganó una estrella Michelin, estaba claro que cualquiera podía hacerlo.

Cuando el Liao Fan ganó el premio, se trataba de un pequeño restaurante que estaba en el centro de vendedores ambulantes de la Chinatown de Singapur. Pero su popularidad, gracias a la estrella Michelin, ascendió de una manera espectacular. El propietario, Chan Hong Meng, se encontró con la necesidad de decidir cuál iba a ser su próximo movimiento. Podía mantener su local tal y como lo había tenido siempre o intentar aprovechar ese momento de gloria para crear un negocio mucho más grande y de mayor proyección aprovechando la fama de Michelin.

Hizo lo segundo. Apostó por él mismo y por el crecimiento. En unos pocos años el impulso que recibió fue enorme. Cambió el nombre de su negocio a Hawker Chan para que fuera más comercial y que se recordase mejor, y comenzó un proceso de expansión a través de distintas regiones. No se conformó a quedarse en Singapur, sino que fue más allá.

La marca de Hawker Chan apareció en países como Tailandia o Filipinas. Quedó demostrado que otros países vecinos estaban encantados con su comida, la cual se caracterizaba por dos motivos: ser de una gran calidad y buen sabor, y tener un precio de venta realmente económico. Todo eso se mantuvo a medida que la cadena de restaurantes aumentaba su presencia en distintos lugares. También se respetó el método de trabajo de la elaboración de la comida, al menos según han contado desde la empresa. Pero eso no ha evitado que, en la última edición de la guía Michelin, se les haya dejado de lado.

Bien es cierto que solo tenían una estrella, pero la han perdido y han desaparecido del libro. El propietario, así como su equipo, no saben cuáles son los motivos que han llevado a que Michelin tome esta decisión. Confirman que siguen preparando su pollo con arroz con salsa de soja con la misma receta secreta que el dueño de Hawker ha usado desde el año 2009. Además, no han alterado ese método de preparación por el cual preparan toda la comida de forma diaria directamente en el restaurante, evitando trabajar con cocinas centrales por mucho que eso implicara un ahorro en los costes.

Es posible que el motivo por el cual han perdido la estrella sea la forma en la que el restaurante ha perdido su identidad de pequeño y curioso negocio local. Se ha convertido en una franquicia de comida rápida que está lejos del concepto de restaurante al que suelen premiar las guías Michelin. Tal y como han declarado algunos expertos en la materia, lo único que ha hecho la publicación ha sido mantenerse fiel a sus ideales y sus tradiciones.

Posiblemente, Hawker Chan ya se imaginaba a lo que se exponía en el momento en el cual tomó la decisión de cambiar el modelo de negocio de su restaurante. Pero, como decíamos antes, fue un punto de inflexión en su carrera que posiblemente se habría saldado de la misma manera con muchas otras personas al frente. Apostó por conseguir una vida mejor, una cadena de restaurantes que le proporcione un mayor volumen de ingresos y que le asegure tener un futuro más estable.

Es cierto que quizá Michelin ha tenido mala intención sacando a Hawker Chan de la lista justo en el momento en el que la pandemia está terminando, pero imaginamos que la decisión no viene precisamente de solo hace unos meses. De todas maneras, es poco probable que la cadena de restaurantes asiáticos de Hawker, en los que en tiempos recientes se han ido introduciendo nuevas recetas para que su carta sea más variada, vaya a tener un impacto demasiado negativo debido a esta noticia.

Los consumidores y clientes ya conocen el local y saben que lo que se van a encontrar a partir de ahora es lo mismo que se les estaba ofreciendo en estos tiempos recientes. La publicidad ya se ha hecho y el local es conocido por parte de miles de personas. Es posible que Hawker Chan eche de menos esa estrella Michelin, pero al menos tiene ganada la partida del boca a boca y su propietario, en pocos años, ha convertido un pequeño local modesto en una cadena de restaurantes. Muchos querrían estar en su piel y conseguir lo que ha logrado.

Además, tener un espacio en la guía Michelin acaba no siendo un título tan honorable como algunos chefs piensan, en especial a la vista de toda la polémica en la que se ha visto envuelta en los últimos tiempos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...