De Francia a Madrid, la pastelería Motteau

La autenticidad de una familia con larga tradición pastelera se da cita en Motteau, que ofrece en Madrid todo tipo de dulces.

Pastelería Motteau

No somos mucho de hablaros de locales determinados salvo que tengan algo muy original, muy intrigante y especial, un factor que permita hacer que destaquen sobre otros negocios similares. En esa definición destaca la pastelería Motteau, que descubrimos unos días atrás y que sorprende por lo delicioso de su catálogo de productos y por la esencia y autenticidad del local. Es como si cruzáramos las puertas y viajáramos de golpe a Normandía para disfrutar de la pastelería francesa más pura.

Su propietario es Juan Manuel D’alessandro, que ha traído a Madrid las recetas y los productos de pastelería que su familia proporcionó en su país de origen varias generaciones atrás (todo lo comenzaron sus tatarabuelos con la apertura de la primera Motteau). En él se refleja la ilusión por la preparación de dulces de una manera que cautiva, con esa autenticidad que solo podemos encontrar en las pastelerías más auténticas, aquellas en las que cada una de sus preparaciones está llena de talento y amor a partes iguales.

Olvidemos el concepto de los dulces tal y como lo conocemos, porque lo que vamos a probar en Motteau es simplemente un pedazo de historia cargada de azúcar y sabor. Si os decimos que es difícil tomar una decisión sobre qué probar cuando entramos en la pastelería no estamos exagerando.

Hay quien dice que su lemon pie es imprescindible. Que si probamos algo, tiene que ser esa estupenda tarta de limón que despierta pasiones y crea adicción. Pero también os vamos a decir que algo tan sencillo como un croissant es disfrutar de otro tipo de experiencia. Seguro que a lo largo de vuestra vida habéis comido decenas de croissants, y eso no impedirá que en el momento en el cual probéis el de Motteau entendáis porqué los franceses son tan buenos con la pastelería (y en especial con las recetas de una familia como la de esta pastelería).

Las tartas y los dulces se ofrecen en porciones individuales y también algunos productos salados que podéis probar si lo vuestro no es disfrutar del azúcar. No obstante, donde destaca Motteau es con el uso del azúcar, eso no tiene ninguna duda. La lista de recomendaciones incluye también tartas variadas, como la de queso o la de zanahoria, o incluso el brownie. Pero lo que más nos gusta es que de verdad parece que, en el medio de Madrid, nos colemos en una pastelería francesa de verdad. Eso no se paga.

Vía: Facebook

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...