Vips sale de la pandemia cerrando locales y cambiando menús

Algunos de los restaurantes Vips más famosos de Madrid han cerrado sus puertas tras los efectos de la pandemia.

Vips es una de las cadenas de restaurantes más clásicas de España. Se fundó en los años 60 y, desde entonces, no ha dejado de expandirse a través del país con esos locales tan reconocibles por su logo rojo con el nombre de la marca superpuesto en color blanco. Como no podía ser de otra manera, la pandemia ha afectado a Vips y ha llevado a que la cadena tenga que afrontar serios cambios con la intención de sobrevivir. En este caso, se han cerrado locales y se ha cambiado el menú para así volver a captar el interés de los clientes, aunque seguro que muchos de ellos, después de la pandemia, lo único que querían era redisfrutar de los clásicos y sentirse, de nuevo, como antes.

Hace unos años, Vips tomó la decisión de cerrar todas sus tiendas. Fue un cambio significativo, dado que, históricamente, estos puntos de venta habían representado un elemento básico de cualquier ciudad. El ciudadano sabía que, incluso fuera del horario comercial, podía recurrir a una tienda Vips para comprar unas galletas, una revista, un DVD o cualquier otro tipo de producto, incluso juguetes. No obstante, el Grupo Vips tomó la decisión años atrás de cerrar todas sus áreas de tienda y utilizar ese espacio con la intención de expandir el tamaño de los restaurantes o de abrir zonas dedicadas a otras marcas del grupo, como Starbucks.

Lo que se pensaba que había sido una jugada maestra se encontró con un problema inesperado: la pandemia. El coronavirus hizo que el Grupo Vips se encontrase con multitud de locales prácticamente cerrados, muchos de ellos cuyas reformas de gran volumen de inversión justamente se habían realizado hace muy poco. La situación fue problemática.

Ahora Vips continúa su recuperación, pero lo hace con el cierre de locales que se han convertido en un elemento insostenible dentro de su economía. Para los seguidores del restaurante, sobre todo los madrileños, se trata de un punto de inflexión y un momento ligeramente dramático, dado que se han cerrado algunos de los locales de Vips que resultan más icónicos. Por ejemplo, han cerrado los Vips de Velázquez, López de Hoyos y Fuencarral, tres puntos clave en la historia del restaurante.

El de López de Hoyos no solo fue inspiración para novelistas y todo tipo de famosos, sino que también sirvió como escenario para una de las escenas de la película Sesión continua de José Luis Garci. El Vips de Velázquez se encontró con su final porque, según el grupo, no se alcanzó un acuerdo de renovación del alquiler con el propietario del local. No obstante, Vips ha mencionado que no descartan abrir otro Vips en la misma zona a la vista del interés que siempre ha despertado el negocio. En el caso del Vips de Fuencarral, el cierre es bastante trágico.

La empresa realizó una gran inversión para la reforma del enorme local con la intención de convertirlo en un restaurante completo al abandonar su formato combinado con tienda. En ese momento se eliminó el espacio que ocupaban Starbucks y Ginos, contando la cafetería ahora con un local al lado anexionado de forma independiente. Eso permitió que Vips llegase a tener un enorme local lleno de color y con una disposición diferente. No obstante, es cierto que los vecinos de Chamberí no se sintieron muy contentos, en una gran parte, con el cambio. Se perdió la esencia que había tenido el local desde hace tanto tiempo e incluso llegó a dar la sensación de tener un tamaño muy inferior al original.

El Vips de Fuencarral 101 era único. En el local que ocupó estuvo antes, hasta 1978, la tienda Drugstore, la cual se había convertido en una parte fundamental de Fuencarral. Vips heredó su filosofía de “vender de todo a cualquier hora” y continuó alimentando la vida del barrio. La tienda-restaurante Vips siguió evolucionando con el paso de las décadas, pero incluso con su costosa reforma, no superó el problema de la pandemia. Hoy día se ha transformado en uno de los supermercados Lidl más grandes del país. Por su lado, el Vips de Velázquez es ahora una tienda de mascotas.

Tampoco hay que olvidar otros cierres inesperados, como el del Vips de Alberto Aguilera, que abrió sus puertas en 2019 como respuesta a la petición de los vecinos de que esta calle recuperase un Vips tras el cierre del famoso que había situado en el número 56 (local luego convertido en un Carrefour Market y antes ocupado por el Cine Bulevar). Pero la pandemia llegó y la inauguración en el verano del 2019 se transformó en una de las peores situaciones para la cadena.

Con todos estos cierres desaparece parte de la historia de Vips y de la vida de los madrileños en las últimas décadas. No se puede decir que no sea algo emotivo. ¿Quién iba a pensar, en especial los residentes de Chamberí, que su barrio cambiaría tanto en unos pocos años?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 3,33 de 5)
3.33 5 3
Loading ... Loading ...