Viaje medieval en Edimburgo

Escocia es una ciudad de ensueño marcada por la historia. Sus paisajes y construcciones nos llevan a un viaje por el tiempo de inigualable belleza

Hay ciudades que sólo pueden ser visitadas durante determinada época del año. Ya sea porque durante el invierno hace mucho frío o porque en verano las temperaturas son agotadoras, muchas veces debemos limitarnos a las condiciones climáticas para conocer sitios que verdaderamente nos interesan.

Edimburgo asombra por sus paisajes y su estilo medieval

En la capital escocesa, las cosas suelen ser un tanto distintas. Es que realizar turismo en Edimburgo es algo viable durante cualquier momento del año y la razón es simple: sea cual sea la temporada en la que realices tus vacaciones, es probable que experimentes los cuatro climas en un reducido período de tiempo.

No es exageración, la segunda ciudad más grande del país presenta una variedad climática que puede llegar a pasar del invierno al verano, pasando por la primavera y el otoño en cuestión de minutos. Por eso, si viajas a Edimburgo debes tener en cuenta que debes usar una vestimenta que pueda ir sacándose por capas y que, al mismo tiempo, puedas volver a ponerla en cualquier momento del día.

Estas características tienen que ver principalmente con su ubicación en la zona costera del país, además de tener la presencia de las aguas del río Fiordo de Forth. Por eso, aunque no podamos olvidarnos de las temperaturas durante nuestro paseo, de a poco iremos notando la presencia de los imponentes paisajes y dejaremos de lado, al menos hasta que necesitemos cambiar nuestro atuendo, la preocupación por los factores meteorológicos.

Las características patrimoniales y paisajísticas son de tal valor y antigüedad que muchos viajeros de todo el mundo reconocen a Edimburgo como “La Atenas del Norte”, haciendo referencia a la importancia histórica de la capital griega. Sin lugar a dudas, estamos parados en una de las ciudades con más cultura y pasado de Europa.

La capital escocesa nos transmite su historia a través de sus construcciones

Y de la misma manera que en Grecia, en la capital escocesa podemos encontrar dos áreas bien diferenciadas, y separadas por un conjunto de colinas de origen volcánico: la parte moderna (Ciudad Nueva) y la parte antigua (Ciudad Vieja).

Sin lugar a dudas, ésta última es una de las más atractivas zonas que podremos conocer en nuestro viaje. El legado histórico, las costumbres y tradiciones de un pueblo que conservan cada una de las características medievales, nos asombrarán con sólo dar un paseo a pie por sus calles.

Edimburgo es una ciudad que merece ser descubierta y para eso, nada mejor que aprovechar nuestro tiempo para caminar y conectarnos con sus paisajes, sus culturas y sobre todo, con su historia.

Fotos: Juan Luiz Aizpuru e Imizael en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...