Viajar a Viena: los mejores lugares que visitar

Te hacemos unas recomendaciones de los mejores sitios que puedes visitar si viajas a Viena, la capital de Austria.

Viajar a Viena, capital de Austria, es una de esas cosas que deberíamos hacer, aunque sea una vez en la vida. Porque se trata de un lugar lleno de encanto en el cual se puede disfrutar de un turismo lleno de encanto cargado de sorpresas. Asimismo, no hay que dejar de lado que Viena sea un lugar muy céntrico en Europa desde el cual se pueden llevar las vacaciones hacia distintos sitios de interés. Al fin y al cabo, hay pocos lugares que, como Viena, ofrezcan una conexión tan sencilla a otros destinos turísticos imprescindibles, como la República Checa o Hungría.

¿Cuáles son los mejores lugares para visitar en Viena? En las próximas líneas te contamos cuáles son las visitas que deberías hacer de una manera obligatoria.

Palacio de Schönbrunn

El lugar número uno de Viena. Se trata de un hermoso palacio que sorprende con sus grandes jardines y unas salas interiores que dejarían a cualquiera con la boca abierta. Se construyó en el siglo XVII y fue residencia de los líderes más reputados del país. Tiene decenas de salas y habitaciones que se pueden ver en su máximo esplendor, así como esos jardines que aparecen en todas las postales de la ciudad. Es recomendable tomarse esta visita con calma para disfrutar de cada una de las instancias.

Palacio Hofburg

Otro lugar lleno de encanto. En este caso, tiene la ventaja de estar en el centro de la ciudad y, por otro lado, disponer de unas instalaciones que también están llenas de historia. La familia real lo utilizó hasta 1918, pero desde entonces no ha perdido ni un ápice del lujo y majestuosidad que tenía cuando el palacio estaba ocupado por esos aristócratas. Es especialmente recomendable ver la Cámara del tesoro y el Museo de Sisi, que está dedicado a la figura de Sissi, la última gran emperatriz del continente.

Mercado Naschmarkt

El mejor sitio para probar la comida local como se merece: en la calle y en puestos llenos de historia. Es un mercado que está en activo desde el siglo XVI y que reúne más de 100 comercios dedicados a todo tipo de comida y productos típicos de la región. El sábado no es el mejor día para su visita, puesto que suele ser cuando los turistas lo llenan hasta los topes. El domingo está cerrado, por lo que la mejor opción es visitarlo de lunes a jueves (el viernes también suele incrementar la cantidad de público). Los puestos comienzan a servir a las 6 y media de la mañana, perfecto para un desayuno.

Ópera de Viena

Uno de los lugares más emblemáticos y llenos de historia. No te tienes que perder la oportunidad de ver una obra en su interior por mucho que no seas especialmente aficionado al teatro o la música clásica. Todas las zonas del edificio son una auténtica maravilla, como la escalinata de mármol o la sala de té. Piensa en todo lo que han visto las paredes de la ópera de Viena y lo mucho que ha ocurrido para que conectes con la gran historia de Austria.

Palacio Belvedere

En realidad, son dos palacios: el bajo y el alto Belvedere. Todo a su alrededor está cuidado al máximo, tratándose de un entorno natural verde que resulta envidiable. En el interior de cada palacio las maravillas de estas construcciones se representan con salas que dejan unas sensaciones de lo más positivas. La sala de los grotescos o la sala de mármol son algunos de los lugares que más destacan. En el exterior no te pierdas la oportunidad de hacerte una foto entre sus fuentes.

Biblioteca Nacional Austriaca

Libros, papiros y documentos históricos se reúnen en esta enorme biblioteca cuyo origen data del siglo XVIII. Sirve como protección de la memoria histórica de Austria y es, al mismo tiempo, un edificio que despierta aplausos por su gran belleza. No en vano se trata de una estructura de estilo barroco que ha sabido soportar muy bien el paso del tiempo. Hoy día es uno de los mejores lugares de Viena, una visita que, nos gusten más o menos los libros, no deberíamos perdernos.

Parque de atracciones Prater

¿Quieres saber cómo eran los parques de atracciones antes de que Disney Land se convirtiese en el lugar más querido entre los niños? Este es el parque de atracciones más antiguo del planeta. Inaugurado en 1895, mantiene todo su encanto y muchas de las atracciones originales que han cautivado a generaciones. Dispone de su propia noria, de gran altura, así como otras propuestas en las que te podrás montar en compañía de los amigos y familiares con los que viajes.

Por último, no olvides que Austria es un país con comida deliciosa y que en Viena hay algunos de los mejores restaurantes de la nación. Entre visita y visita, museo y museo, palacio y palacio, deja un hueco para probar sus platos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...