Venecia cambia radicalmente las reglas del turismo

Venecia no quiere volver a la situación que había antes de la pandemia, por lo que en 2022 introducirá nuevas normas de acceso a los turistas.

Durante la pandemia, algo cambió en Venecia. El turismo masificado que tanto daño había hecho a la ciudad, desapareció. Con ello, se volvió a ver esa Venecia llena de encanto y glamour que recuerdan solo las personas de edad más avanzada. Incluso se pudieron ver delfines nadando por los canales de Venecia. ¿Quién podría haber imaginado que algo así ocurriría en la realidad y no en una película?

Pero, ahora que la pandemia echa el freno gracias a la campaña de vacunación, el gobierno veneciano teme que todo vuelva a la normalidad. Esa normalidad destructiva que estaba llevando a que Venecia desapareciera cada vez más, que se “hundiera” como un mal reflejo de lo que fue en el pasado. Por ello, han tomado la dura decisión de implantar una serie de medidas que cambian radicalmente las reglas del turismo.

Así, entre otras cosas, a partir del verano de 2022, habrá un número determinado de visitantes y, no menos importante, los turistas tendrán que pagar por entrar. La misión de Venecia es proteger la ciudad por todos los medios posibles, trabajar en medidas que eviten que el turismo masificado vuelva a dejarles en una situación complicada. Quieren turistas, pero los que de verdad vengan con interés y que, por otro lado, estén dispuestos a comportarse.

Posiblemente, quienes vayan a hacer el pago del acceso y que pasen por el aro de la reserva de plaza para visitar la ciudad, serán ese tipo de turistas realmente interesados que disfrutará de la zona y será respetuosa con ella. Al menos, eso es lo que el gobierno de Venecia espera que ocurra. Aunque suponemos que han contado con la variable de cómo es posible que los planes no salgan como esperan y que haya muchas personas sin respeto ni interés real en Venecia que pasarán por todo el proceso obligatorio sin despeinarse.

Otra de las medidas por la que van a optar será la instalación de torniquetes que servirán para dos cosas. Primero, como medida de seguridad para proteger determinadas zonas. Segundo, como sistema que les permita contabilizar la cantidad de personas reales que pasa a diario por estos lugares más emblemáticos.

Si los planes les salen bien, el agua de los canales seguirá limpia, la fauna de la región continuará disfrutando del entorno y los vecinos podrán disfrutar de su ciudad compartiéndola con los turistas sin tener que sentir malas sensaciones como ha ocurrido a lo largo de los últimos años.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...