Un tour por Chernobyl

Si acaso has agotado los destinos de viajes baratos tradicionales o, antes que eso, sientes necesidad de desviar tu rumbo hacia territorios más polémicos que trillados, Chernobyl puede ser un destino muy atractivo. Por supuesto se requiere de un espíritu aventurero muy grande y, claro, la toma de ciertos recaudos que tu agente de viaje o quien te ofrezca el paquete con excursiones, seguramente te advertirá.

Por supuesto, es importante buscar una valiosa experiencia educativa, cultural o histórica, que permita enfrentar las causas y consecuencias de un terrible suceso o, en otros casos, dar libertad a un voyeurismo morboso, habilitado y explotado por los tour operadores y vendedores de camisetas conmemorativas.

Algunos de los sitios que fueron sede de hechos históricos o naturales terribles se han convertido en grandes atracciones por diferentes causas y Chernobyl no escapa de este listado Ya sea que busques una lección de historia o una respuesta a un drama familiar, las visitas están abiertas en Pripyat, Ucrania.

La infamia:

En 1986, una combinación de mal diseño y errores del operador en la estación de energía nuclear de Chernobyl provocó una explosión que liberó 400 veces más radioactivo que el polvillo radiactivo de la bomba de Hiroshima. Entre las 600.000 personas que estuvieron expuestas, 4.000 han muerto, o se espera que lo hagan, desde el cáncer causado por la radiación.

Pripyat, un pueblo fantasma ubicado a tres kilómetros de la central nuclear admite las visitas turísticas porque a corto plazo la exposición a los niveles de radiación aquí se considera que representan poco riesgo, con lo cual los tours de un día son posibles y hay «visitas» del reactor 4 y un paseo por las calles abandonadas de Pripyat.

El precio de la excursión incluye el uso de un contador personal Geiger con el que se puede juzgar los niveles de radiación y así tener la tranquilidad y paz de la mente (o de la salud) y el almuerzo, que incluye la garantía de los operadores de que no se incluyen los productos cultivados localmente.

¿Por qué ir? Mientras que los más aventureros podrían sacarse aquí para el elemento de percepción de riesgo personal, diríamos que la previsualización en un páramo post-nuclear ofrece una experiencia educativa muy aterradora. Por otro lado, dado la no suficiente popularidad del destino, los precios son más bien accesibles con lo cual es otro de los beneficios que disfrutan quienes se atreven a correr el riesgo.

Chernobyl turística, a partir de $ 160 por persona.

Fotografía: Fotopedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...