Un paseo por las huellas históricas de Berlín

El Berlín de hoy es una ciudad moderna y abierta, pero no por ello sus ciudadanos se olvidan de los acontecimientos históricos de los que fue el escenario. Un recorrido por estos lugares es más que recomendable

Año tras año Berlín está ganando peso en el turismo internacional. Para ser concretos, en nuestro país. Una de las razones es la mayor oferta de vuelos a un buen precio que varias compañías aéreas low cost ofrecen a los turistas. Tan solo hay que saber dónde y cuándo buscar y claro un poco de suerte. Es el destino ideal para un puente, aunque no pretendáis conocerla en su totalidad en un solo viaje.

La espectacular cúpula del Parlamento Alemán de Berlín

Berlín es tan grande y tiene tantos atractivos que dependiendo de los intereses que tengas podrás descubrir una ciudad llena de museos de primer nivel o vivir una sociedad que está en plena ebullición con un peso de movimientos culturales postmodernos, teatro no convencional, galerías de arte moderno. Pero el peso histórico y político de la capital de Alemania debe ser conocido.

Empezando por la actualidad en la que la visita obligada es el Parlamento Alemán. Se trata de una mezcla como la ciudad: convive lo clásico con la más rabiosa modernidad. Así es este edifico emblemático y que está junto la línea que marca el histórico Muro de Berlín y muy cerca de la Puerta de Brandenburgo. Y es que si tenemos en cuenta que la construcción del edificio finalizó en 1894, llama mucho la atención el contraste con la espectacular cúpula creada por ese genio llamado Norman Foster y donde se puede pasear y admirar desde dentro.

Pero si hablamos de la historia de Berlín hay que recorrer tres puntos fundamentales que fueron escenarios de algunos de los momentos claves del siglo XX. El Checkpoint Charlie, el antiguo edificio de la GESTAPO y el Monumento al Holocausto. El primero de ellos fue el lugar más conocido y transitado durante los años de la Guerra Fría, ya que era dónde se conseguía el pase diurno para cruzar las dos mitades de Berlín, del Oeste al Este.

Por lo que se refiere a la Topografía del terror, un repaso de la historia de la policía secreta del Estado en época de Hitler dónde se realizaban monstruosas torturas en sus sótanos. Es una visita en el que se puede leer textos sobre su historia y también con imágenes. Y para completar este viraje por la historia, completamente necesario, hay que visitar los 2.711 bloques de hormigón que conforman el monumento al Holocausto que se construyó entre el  2003 y el 2005.

Fotografía: tehzeta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...