Teruel existe, y tiene mucho que ofrecer

Adéntrate a descubrir la ciudad de Teruel con un amplio legado mudéjar declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Teruel

Quizás para muchos Teruel era antaño una ciudad bastante desconocida que, ni tan siquiera sabían ubicar en el mapa, pero el eslogan «Teruel Existe« cumplió muy bien con su objetivo: dar a conocer esta ciudad española situada en el sur de Aragón- es necesario remarcar, pero, que la Coordinadora Ciudadana Teruel Existe es un movimiento social que nació en noviembre de 1999 con el objetivo de demandar un trato justo e igualitario a la provincia de Teruel-

Sea como fuere, Teruel existe y es una zona de la península con mucho encanto. Sin ir más lejos, posee un importante patrimonio artístico mudéjar cuya gran parte fue reconocido en el año 1997  como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Esta ciudad está erigida en lo alto de un espolón en el punto de confluencia de los ríos Guadalviar a Alfambra. Recorrer sus calles empedradas es reencontrarse con un pasado invariable y aprender mucha de la historia que ha formado nuestra cultura.

La Plaza del Torico es el centro de la ciudad, y está envuelta por interesantes modernistas que contrastan con la fuente y el monumento al Torico, erigido en honor al animal del que, dice la leyenda, proviene el topónimo de Teruel. No demasiado lejos de esta plaza podemos encontrar la iglesia de San Pedro, de estilo gótico-mudéjar. La parte más antigua de la misma es una torre de mediados del siglo XIII. Además, el edificio posee una ábside en su exterior y una nave gótica. En su capilla se encuentran los sacrófagos de los Amantes, una interesante obra de Juan de Ávalos.

Aunque la joya por antonomasia turolense en su catedral, construida en ladrillo y mampostería en la segunda mitad del siglo XIII y reformada a lo largo de los años, cuenta con tres naves. Cerca de ella se encuentra su esbelta torre, de estilo gótico mudéjar, que es un típico ejemplar de las torres-puerta.

La parte norte de la ciudad cuenta con dos tramos bastante bien conservados de la muralla medieval, que flanquea el castillo de Ambeles, la casa de la Comunidad y el acueducto de los Arcos. Éste último, obra del maestro francés Pierres Vedel durante la primera mitad del siglo XVI.

Por último, no es posible olvidarse el Palacio Episcopal, situado en las proximidades de la catedral y erigido cuando se fundó la diócesis, en el siglo XVI.

En definitiva, Teruel es un lugar en el que disfrutar paseando y muy recomendable para tomarse unos días alejados del estrés.

Foto: igorre1969

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...