Sevilla, construida a golpe de Expo

La Plaza de España es uno de los mejores restos de estos acontecimientos

Plaza España, Sevilla

Al caminar por las calles de Sevilla tengo la sensación de que la ciudad ha ido creciendo con los años a golpe de Expo. Si bien es verdad que el centro es mucho más antiguo que las Exposiciones Universales, es de las pocas cosas que lo es; pues si desde allí vamos hacia la derecha o la izquierda lo que nos encontraremos son los restos, mejor o peor conservados, de los pabellones de las exposiciones.

A un lado, en la isla de la Cartuja, encontramos los restos de la Expo’92, que devolvió a Sevilla su antigua gloria por unos meses y que ahora supone un cementerio de edificios que mantener. En los últimos años y con el objetivo de reutilizar unas infraestructuras ya construidas, las empresas han ido llenándolos con oficinas y sedes, por lo que la antigua Exposición Universal se está convirtiendo sin prisa pero sin pausa en un parque empresarial.

En el lado opuesto de la ciudad, en el interior y alrededores del parque de María Luisa, encontramos los restos de una exposición mucho más antigua que la del 92, se trata de la Exposición Iberoamericana de 1929. Los pabellones han sido reutilizados para diferentes tareas e incluso convertidos en museos, pero sin duda el más impresionante de todos es el que representaba a España en la exposición: la Plaza España.

Su autor, Aníbal González, mezcló diferentes estilos para su construcción. Por una parte, se inspiró en el renacimiento; y por la otra, en los elementos típicos de Sevilla: ladrillo visto, cerámica y forja. Tiene una planta semicircular dominada por 2 torres, una a cada lado del reciento, que enmarcan el edificio central, donde se encuentran las estancias. Entre ambas torres encontramos una red de galerías con arcadas de medio punto y 48 bancos de cerámica que representan las 48 provincias españolas. En el centro de la plaza se alza una enorme fuente que en su día fue motivo de mucha polémica, pues según los entendidos rompía con la armonía del recinto. Aunque para mí, nada entendida en el tema, es uno de los elementos más impresionantes.

La Plaza de España de Sevilla ha sido escenario de muchas películas, que con efectos digitales o sin ellos, la han incluido en sus guiones. De esta forma, podemos disfrutar de la construcción en Lawrence de Arabia, donde la plaza representaba el cuartel general del Ejército británico en el Cairo; en La Guerra de las Galaxias Episodio II: El Ataque de los Clones, donde representa al planeta Naboo; en El Dictador, de Sacha Baron Cohen, fue la mansión del protagonista; y en El Viento y el León, de Sean Connery, aparece mientras desfilan las tropas.
Una visita obligada si tu destino es Sevilla y una de las mejores construcciones que las exposiciones nos han dejado.

Foto | Neus Medina

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...