Sabor y placer en Viena

En Viena todos los años se celebra una tradición muy particular: una fiesta en honor al chocolate. El por qué de la importancia de esta golosina y cómo disfrutarla en la ciudad más bella de Austria

Hay muchas cosas que caracterizan a Austria como un país que vale la pena ser visitado. Sin embargo, hay un atributo de su ciudad capital que nos invita a disfrutar de un placer distinto y muy sabroso. ¿Te animas a hacer un viaje diferente?

Viena es una de las ciudades más bellas de Europa

Viena no es una urbe más. Bañada por las aguas del río Danubio, en el Valle de los Bosques de Viena, es una de las metrópolis más atractivas del país y esto se debe, en gran parte, a que fue una de las primeras zonas urbanas reconocidas como capitales europeas.

Sin lugar a dudas, esta particularidad hace que sea uno de los sitios con mejor patrimonio dentro del continente y, aunque cuando hablamos de “patrimonio” nuestra mente suele dirigirnos automáticamente a exponentes arquitectónicos, en esta oportunidad hablaremos de uno completamente distinto.

Viena no es la creadora del chocolate ni mucho menos pero esta golosina de gran prestigio internacional tiene una importancia muy grande en la ciudad. Tal es así, que año tras año tiene lugar en el territorio una celebración en honor a este dulce tan delicioso que no sólo satisface nuestros paladares sino que excitan nuestra estancia en la capital austríaca.

Se dice que fue Cristóbal Colón el primer europeo en probarlo aunque no lo hizo dentro del continente sino en América, la tierra que descubrió pensando estar en la India. Sin embargo, la tradición y el sabor del chocolate han pasado de generación en generación, de continente en continente, cruzando ríos, mares y océanos para convertirse en la golosina más reclamada del mundo entero.

Cada año el chocolate tiene su homenaje en Viena

De la misma manera que en Bruselas se encuentra el Museo de la Cocoa y el Chocolate, Viena siempre tiene una propuesta distinta para que cada año disfrutemos del sabor inconfundible de ese dulce tan exquisito y que, según la parte del mundo que vayas, te sorprenderá con alguna innovación en forma y texturas.

Pero, ¿por qué esta golosina ha adquirido tanta fama y es tan prestigiosa en todo el mundo? Para todo hay una respuesta y la más completa y clara es que, según diversos estudios realizados, al derretirse en la boca, el chocolate produciría el mismo efecto del amor. Es decir, esa sensación de enamoramiento que sentimos cuando estamos con una persona a la que queremos es la misma que se produce al comer un trozo de este dulce.

Sin lugar a dudas, es una idea interesante buscar en algún calendario vienés y aprovechar los homenajes que se realizan cada año. Nada mejor que enamorarse de sabor en una de las ciudades más bellas del mundo.

Fotos: jshj y dansrey

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...