Odense, ciudad natal de Hans Christian Andersen

Odense también es la tercera ciudad más grande de Dinamarca, tras Copenhague y Aarhus. Tiene algo menos de 200.000 habitantes y se encuentra en la isla de Fionia. Allí nació en 1805 Hans Christian Andersen y, de hecho, o, su casa es una de las visitas obligadas en Odense, hoy convertida en museo y que ejerce de corazón de la ciudad.

Además de ser el equipo de fútbol que en estos días trae al Villareal por el camino de la amargura, Odense también es la tercera ciudad más grande de Dinamarca, tras Copenhague y Aarhus. Tiene algo menos de 200.000 habitantes, por lo que no es una localidad muy extensa, y se encuentra en la isla de Fionia. Por sus características no es un lugar cuya visita nos demore una semana, más bien es una excursión idónea en un viaje a la capital o ruta por el país. También es un punto de partida perfecto para un recorrido por el entorno natural de la zona, con paradas imprescindibles como la pequeña localidad de Svendborg. O, como mucho, una buena escapada de fin de semana. No obstante, pequeño no significa prescindible. Aunque su centro histórico se recorra en un par de horas, y la ciudad entera en poco más, hay algo en el ambiente tradicional de Odense que dejará al turista maravillado.

Calle tradicional danesa en Odense


Y quizás dicho así resulte una forma como cualquier otra de vender un destino. Pero si añadimos que allí nació en 1805 Hans Christian Andersen, autor de El patito feo, El soldadito de plomo o La Sirenita, entenderemos parte del encanto bucólico que envuelve el lugar. De hecho, su casa es una de las visitas obligadas en Odense, hoy convertida en museo y que ejerce de corazón de la ciudad. A su alrededor se extiende una pequeña zona de casas bajas y coloridas, reconstrucción de la arquitectura danesa más tradicional, que suele convertirse en el rincón favorito de los visitantes.

Además de lo referente a Andersen, otras visitas obligadas en el centro de la ciudad son el Ayuntamiento, ubicado en su respectiva plaza, y la Catedral de San Knud, una de las más grandes de Dinamarca y donde se encuentra enterrado el rey Knud, patrón del país. De estilo gótico, fue construida por primera vez en el siglo XI y reconstruida en el XIII. Finalmente, un recorrido completo a Odense no puede finalizar sin una visita a la Aldea de Fionia, un homenaje a la vida rural de los siglos XVIII y XIX que, lejos de quedarse solo en las reconstrucciones de casas y calles, también se complementa con exhibiciones y otros espectáculos.

Incluso en un viaje corto, y a pesar de que se trate de una localidad pequeña, una escapada a Odense tiene todos los ingredientes para no decepcionarnos. Os invitamos a disfrutarla en vuestras próximas vacaciones o en vuestro próximo fin de semana libre.

Foto: Allie_Caulfield en Fotopedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...