Los vinos de Jerez: un viaje embriagante de placer

Jerez de la Frontera es una ciudad andaluza de la provincia de Cádiz. Esta ciudad le da nombre a un tipo de vino que se cría en esta región y por su particular sabor es requerido en todo el mundo: el vino jerez, o sherry en inglés, xérès en francés.Las primeras vides llegan a la zona 1000 años a.C., y desde siempre se ha cosechado uva y procesado para obtener esa bebida tan especial. Pero es desde el siglo XV que la actividad comienza a ser de relevancia económica para la ciudad, y hacia el siglo XVII sus especiales vinos trascienden su propia frontera y comienzan a hacer mundialmente famosa a la ciudad, fama extendida hasta el día de hoy, siendo de gran reconocimiento sus numerosas bodegas.

vinosjerez.jpg

El desarrollo de la ciudad (y de la región), desde aquellos lejanos años al presente, se dio estrechamente ligado a la industria vitivinícola, principal motor del desarrollo de la ciudad. Las primeras líneas ferroviarias, las rutas y los caminos, se construían para facilitar la llegada de las botas de jerez a los puertos más cercanos y a otras ciudades de importancia de España.


Paralelamente, desde la década del ’90, se ha dado un gran impulso a la actividad turística en la ciudad, con visitas a las bodegas, museos temáticos, haciendo eje en las fiestas populares relacionadas con la actividad vitivinícola, pero también otras ofertas turísticas para todos los gustos.

Su precisa ubicación geográfica, estratégicamente entre el mar y las sierras, hace posible que en la ciudad se viva todo el año, en todas las temporadas, un clima agradable, confortable, con temperaturas que oscilan entre los 11ºC en invierno y los 25ºC en verano. Sumado a esto, las variadas ofertas de hoteles baratos en Jerez, hacen que un viaje a la ciudad esté disponible para todas las personas en cualquier fecha del año.

Una vez que ya tomamos alojamiento en Jerez, entonces, comenzaremos a recorrer la Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez, quizás la ruta turística más solicitada. El denominado “Marco de Jerez”, no incluye sólo a la ciudad de Jerez de la Frontera, sino que también abarca a Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María, Trebujena, Chiclana de la Frontera, Puerto Real, Rota, Chipiona y Lebrija. Es decir, el territorio donde se cultiva y producen los vinos jerez.

En la región se producen los distintos jerez en todas sus especialidades: el fino, la Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, el amontillado, el oloroso, el palo cortado, el Pedro Ximénez, el Moscatel, el Pale Cream, el Medium y el Cream. Y por supuesto el Brandy de Jerez. (Como producto anexo, cabe señalar el vinagre de jerez).

La cultura vinatera en Jerez impregna toda la vida de la ciudad, inclusive hasta su arquitectura. Siguiendo la Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez, recorreremos las viñas donde se cultiva la uva que da origen a las vinos, las famosas bodegas jerezanas y podremos degustar los mejores vinos y brandies acompañándolos de la gastronomía típica del lugar.

Son muchas las bodegas en Jerez, quizás las más conocidas sean: las bodegas Álvaro Domecq, El Maestro Sierra, Garvey, Fundador Pedro Domecq, Harveys, Real Tesoro y Valdespino, Rey Fernando de Castilla, Tío Pepe – González Byass, Valdivia, por sólo mencionar algunas y sin menospreciar a las restantes bodegas de la ciudad, todas incluidas en la Ruta turística.

En cada una de estas bodegas nos ofrecerán degustar sus vinos, presenciar catas y exhibiciones, asistir al proceso de elaboración del vino. También se incluyen en la Ruta, la visita a las viñas, más alejadas del centro urbano, lógicamente, Tiendas de Vinos, donde podremos adquirir productos especiales y finas botellas del mejor vino, y los museo – colección con que cuentan las bodegas.

Pero si hablamos de museos, visita obligada es El Misterio de Jerez, integrante de los Museos de la Atalaya, a escasos metros del Zoo Botánico y del Museo Taurino. Rodeado de jardines de árboles centenarios, este museo nos ofrece un recorrido mágico a la historia de la cultura vitivinícola de Jerez, con proyecciones multimedia en pantalla gigante de las fiestas de la ciudad y de la historia del vino, desde la época de los fenicios. Jerez es “una tierra misteriosa que sabe, cuando es amada, transformar las lágrimas y el sudor del hombre, en un néctar de dioses…”, es la bienvenida al Museo que comienza a explicarnos los misterios de esta tierra.

Junto a El Misterio de Jerez, encontramos el Palacio del Tiempo (también integrante de los Museos de la Atalaya), una asombrosa colección de más de 300 relojes que van desde los siglos XVII al XIX en perfecto estado de funcionamiento, considerada una de las colecciones de relojes más importantes del mundo.

El Museo Taurino ofrece una importante colección de objetos, enseres y obras de arte, todo relacionado con el mundo de los toros y sus más importantes protagonistas. Además el museo cuenta con una sección especial dedicada a la ganadería, dado que la hermosa campiña de la región no sólo es ideal para el cultivo de vides, sino también para la actividad ganadera.

ciudadjerez.jpg

Pero volviendo a nuestra ruta vinatera, no podemos dejar de mencionar las enotecas, complejos comerciales que conjugan Tienda de Vinos, Restaurante-Tapas, Tienda de Regalos, Tienda Gourmet, donde encontraremos referencias de vinos tanto nacionales como internacionales, un amplio surtido de vinos para copear, productos delicatessen, exquisitos quesos, conservas, vinagres, carnes, platos típicos andaluces, y líneas de cosmética y vinoterapia.

Por supuesto que los hoteles y restaurantes no escapan a la cultura vinatera de Jerez, y también se ven embebidos (nunca mejor empleado el término) de la principal industria de la ciudad.

Durante las dos primeras semanas de septiembre se realizan las Fiestas de Otoño de Jerez, en las que se celebra la primera pisada de la uva, que es el acto central de los festejos. A lo que se suman espectáculos artísticos, muestras internacionales de títeres, actuaciones flamencas, ferias vitivinícolas, carreras de caballos en pleno centro histórico, entre otras actividades que cambian año a año.

Los espectáculos ecuestres, el flamenco (Jerez es la “Cuna del Arte Flamenco”), los campos de golf, las catedrales e iglesias de una belleza arquitectónica de admirar, las actividades taurinas, y el Zoobotánico entre muchos otros lugares naturales, completan las opciones turísticas que nos brinda Jerez de la Frontera, junto a su embriagante de placer y mágica Ruta del Vino y del Brabdy.

imágenes: Ayuntamiento de Jerez – soschilds en Flirck

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...