Los mejores lugares que visitar en Zaragoza

Os damos recomendaciones y consejos para que vuestra visita a Zaragoza se convierta en un recuerdo imborrable.

Zaragoza, una de las ciudades más bonitas de España, una de las clásicas, una de las que hay que visitar. Ir a Zaragoza no solo significa ir a celebrar las Fiestas del Pilar. Es cierto que este evento festivo atrae a personas de toda España, pero la capital aragonesa tiene incentivos de sobra como para que sea recomendable visitarla en cualquier momento del año. Estos son algunos de los lugares que os recomendamos visitar de manera imprescindible en la que, en la antigüedad, era considerada como la Florencia española (aunque las guerras se ocuparon de cambiarlo, en especial la disputada contra los franceses).

La Basílica del Pilar

El lugar número uno en la ciudad sin ningún tipo de duda. En su exterior impresiona, pero cuando cruzas a su interior la sensación resulta sobrecogedora. Es un lugar icónico y maravilloso que mantiene toda la esencia característica de la catedral y que, además, no solo está céntrica, sino que dispone de un atractivo a su alrededor que resulta irresistible. Así, la Plaza del Pilar siempre está muy animada y es muy agradable, tratándose del lugar ideal donde hacerse fotos.

El camino que lleva desde el centro, en la Plaza España, hasta el Pilar, está lleno de tiendas, cafeterías y restaurantes. No olvides pasarte por una de las tiendas de recuerdos de la ciudad que hay en este lugar para comprar unos adoquines, el dulce característico de Zaragoza. Eso sí, no trates de comértelos de golpes ni de morderlos.

El Palacio de la Aljafería

Tal y como tienes que ir a la Basílica del Pilar, también tienes que visitar obligatoriamente la Aljafería. Está en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es el mejor reflejo de lo que representó la época del arte hispanomusulmán en los tiempos de los taifas. Ha resistido muy bien el paso del tiempo y también incorpora elementos del mudéjar aragonés debido a que los reyes cristianos de Aragón se instalaron en ella cuando la ciudad fue recuperada de la mano de Alfonso I el Batallador. El patio, sus torres y jardines, lo convierten en un sitio ideal. No está cerca del centro de la ciudad, pero con los actuales métodos de transporte, como el tranvía y las líneas de autobús, no es difícil llegar.

El mercado central

Ahora mismo está cerrado por obras, pero se espera que vuelva a abrir sus puertas dentro de poco. Ya antes de su restauración era uno de los puntos fuertes de la ciudad, un lugar ideal para hacer compras de alimentos tradicionales y saludables a buen precio. Está cerca de la Basílica del Pilar, en el centro, por lo que podrás combinar todas las visitas en una misma ruta.

Los restos de Cesaraugusta

El centro de Zaragoza está lleno de restos de los tiempos romanos en los que la ciudad era conocida como Cesaraugusta. En obras recientes aparecieron restos que se han conservado y expuesto en forma de museos para disfrute de los visitantes. Es el caso del teatro de Cesaraugusta, que permite ver cómo era parte de este teatro romano, o de las termas públicas, entre las que se conserva una buena parte de una de ellas, dando una impresión realista de cómo disfrutaban de este tipo de piscina en el pasado. Por supuesto, tampoco hay que dejar de ver la estatua de Primo Porta, una réplica de la auténtica que se encuentra en el Vaticano y que fue recibida como regalo en 1940.

Paseo Independencia y centro

El centro de Zaragoza está lleno de encanto y de grandes espacios que permiten disfrutar paseando y disfrutando del buen tiempo. El Paseo Independencia es uno de los focos principales, ya que hace un corte completo del centro de la ciudad y da acceso a las principales tiendas, así como a la Plaza del Pilar. También es una zona que se encuentra dentro del circuito del tranvía, lo que facilita su visita. No se puede dejar de lado la Plaza de Aragón, situada también en el mismo encuadre. En los alrededores se pueden ver otros elementos de interés, como la Puerta del Carmen. Y, cómo no, es recomendable seguir explorando la zona para llegar a sitios como la Plaza San Miguel con su reconocible iglesia.

El tubo y otras zonas gastronómicas

Desde siempre, el Tubo ha sido el mejor lugar para irse de tapas en Zaragoza. Mantiene todo el encanto de tiempos pasados y cuenta con algunos de los bares más representativos de la ciudad. Aun así, no es el único sitio al que hay que prestarle interés gastronómico. Una visita que resulta imprescindible es al Calamar Bravo, que forma parte de la historia viva de la ciudad. En el pasado, sus bocadillos de calamares atraían incluso a algunas de las mayores estrellas de Hollywood, que no podían evitar la tentación de pasarse a comerse uno de estos bocatas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...