La UNESCO elimina un lugar de Reino Unido que era Patrimonio de la Humanidad

La UNESCO cumple con la amenaza que le había hecho a los británicos desde hace tiempo sobre cómo están conservando Liverpool.

Se creía que eran leyendas y amenazas vacías. La UNESCO lleva tiempo avisando de lo que puede ocurrir si los gobiernos del mundo no se toman en serio la responsabilidad que tienen de proteger aquellos lugares que han sido elegidos como Patrimonio de la Humanidad. Y en este año 2021, aunque han introducido nuevos sitios en el conjunto de protección, también han retirado uno de ellos.

Lo que en teoría se dice es que los oficiales de la UNESCO están cansados de ver cómo los gobiernos reciben las noticias de la elección de nuevos lugares protegidos como Patrimonio de la Humanidad como una forma de incrementar el turismo. Da la sensación de que solo vean los números que van a aumentar en cuanto a las visitas y llegada de turistas.

Normalmente, se olvidan de cómo esos títulos de Patrimonio de la Humanidad están acompañados por una serie de responsabilidades a las que se deben comprometer. Y, si no lo hacen, el título en cuestión puede ser retirado en cualquier momento según las opiniones de los responsables. El comité ha demostrado en este 2021, que, si avisa, termina cumpliendo sus amenazas. Y entre los lugares que han perdido esta denominación no penséis que hay destinos desconocidos, porque el nuevo es, de lejos, realmente famoso.

Se trata del Puente de Liverpool, en Reino Unido. La UNESCO había avisado de cómo las obras de reconstrucción que se estaban llevando a cabo ponían en riesgo los valores por los que, en su momento, habían introducido este lugar en la lista. Recibió el título de Patrimonio de la Humanidad en el año 2004 y en el 2012 se convirtió en uno de los lugares denominados “en Peligro”. La UNESCO ha tratado de hacer ver a Reino Unido que era mejor no meter mano en el paisaje del puente y del puerto, pero los británicos tenían sus propias ideas sobre cómo querían que se viera esta histórica parte de la ciudad en la actualidad.

Gran parte de los valores que la UNESCO vio en este lugar, como que se reflejaba la forma del comercio de los siglos XVIII y XIX, han desaparecido. Los nuevos edificios construidos le dan un aspecto muy moderno y atractivo a la zona, pero lo cierto es que se alejan de los valores que la UNESCO estaba defendiendo. Así que, si bien para los británicos puede resultar una mejora notable en turismo, la organización ha optado por retirarle el título porque aseguran que ya no tiene aquello por lo que se lo concedieron en su momento.

De todas formas, no es la primera vez que la UNESCO le retira el título de Patrimonio de la Humanidad a uno de estos lugares. Más exactamente, es la tercera. La primera se remonta al año 2007 y se trataba del Santuario del Oryx, un animal que se encuentra en peligro de extinción. La UNESCO quería defenderlo por todos los medios, pero esto se encontraba en oposición a los deseos del sultán de aquella época. Este decidió dedicar la mayor parte del santuario a terreno que utilizarían con la intención de buscar más petróleo. El cambio fue dramático.

Cuando la UNESCO eligió el santuario, este tenía 27500 kilómetros cuadrados. Pero cuando el sultán terminó con la implantación de las zonas de búsqueda de petróleo, se quedó en menos de 3000 kilómetros cuadrados. Eso derivó en que las cantidades de estos animales fueran cayendo en picado y que se llegase a una dramática cifra de poco más de 60 ejemplares cuando la UNESCO le decidió retirar el título. En este caso se vio con claridad que la UNESCO incluso tardó demasiado en retirarles el título, el cual es probable que tampoco les importara perder.

La segunda eliminación se produjo en 2009, y se trató del Valle del Elba, en Alemania. Esta zona de Dresde entró en el Patrimonio de la Humanidad en 2004 y, dos años más tarde, pasaba a la lista de lugares que se encontraban en peligro de desaparición. El gobierno alemán continuó adelante con sus planes de construir un puente conocido como WaldschloBchen, el cual haría uso de los últimos avances y que contrastaría con el aspecto de la región.

La UNESCO no coincidió con la visión que tenía Alemania, por lo que en el año 2009 decidió retirarles el título a la vista de cómo el puente había cambiado esa esencia que querían proteger. Para ellos, lo bonito del Valle del Elba era la tradición que mostraba, sus monumentos, sus caminos y sus instalaciones de siglos pasados. Un puente moderno de esas características rompía el estilo de una manera tan radical que resultaba totalmente extraña. Con estos ejemplos, los países que tienen lugares registrados como Patrimonio de la Humanidad, saben que no se pueden dormir en los laureles y que tienen que protegerlos sea como sea.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...