La primera Chinatown de España estará en Valencia

Si todo sale según las previsiones, Valencia podría llegar a denominar uno de sus barrios como Chinatown, instalándose unos arcos chinos de entrada.

Valencia se postula para tener la primera Chinatown de España (posiblemente primera y última, al menos en un largo periodo de tiempo), una decisión que colocaría a la ciudad en paralelo a muchas otras urbes del mundo entero. Es una propuesta que ha sido presentada recientemente y que, si bien se ha encontrado algunas críticas, parece que pesan más las voces que la aprueban como una buena propuesta a la que dar soporte para que se formalice.

Se ha elegido la zona del barrio de Pelayo, en la cual se menciona que se aglutinan la mayoría de comercios regentados por ciudadanos chinos en el centro de Valencia. Allí se encuentra el edificio del trinquet de pilota valenciana, icónico y tradicional, pero posiblemente se busque algún tipo de solución para que ambas partes terminen sintiéndose a gusto con la convivencia.

Entre los negocios chinos que se pueden encontrar en la actualidad hay tiendas de barrio, comercios dedicados a la moda, restaurantes y salones de belleza, entre otros. Es posible que, si este plan sale adelante, la evolución de las inmediaciones de Pelayo lleve a que aparezcan aún más negocios relacionados con la cultura china. Si se sigue el modelo de las Chinatown de otros países, lo más probable es que se instalen puestos de venta de comida callejera, tiendas de recuerdos originarios de China y otros productos. También podría llevar a que aumenten las tiendas que están dirigidas al ciudadano chino residente en Valencia, un grupo que cada vez se encuentra en mayor progresión y crecimiento.

Si el plan de la Chinatown de Valencia acaba por confirmarse, se instalarán unos arcos como los que también se pueden encontrar en otras ciudades del mundo y que actúan como “entrada” al barrio. Esto cambiaría la imagen de Valencia de forma drástica reflejando la forma en la que los valencianos dan la bienvenida a un grupo de ciudadanos que continúa en expansión.

Los arcos en cuestión está previsto que se manden construir al Gremio de Artistas Falleros y tendrá un coste de 14.000 euros. Por lo general, los arcos que se instalan en los barrios chinos del mundo entero suelen ser donaciones que lleva a cabo el gobierno chino hacia estos países por la forma en la que han decidido abrirse a su cultura. En otros casos, son donaciones o regalos de asociaciones y entidades que tienen presencia en la respectiva ciudad o país. Pero en Valencia han optado por la construcción de un arco propio, para lo cual los expertos esperan que se lleve a cabo un delicado proceso de investigación que permita crear una estructura fiel a la cultura china.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...