La Fontana de Trevi

La Fontana de Trevi es un lugar extraordinario de Roma que cuenta con una historia milenaria y es desde hace algunos años sinónimo de romance en la capital del antiguo imperio romano.

El símbolo del romance en la capital italiana es sin duda un lugar que todo viajero debe visitar. Las historias románticas de la Fontana de Trevi surgen hace relativamente poco gracias a una película de mediados del siglo pasado. Muchos turistas creen que arrojar tres monedas a la fuente da suerte y por eso es centro de peregrinación de muchas personas que creen en los sueños.

trevi1.jpg

El mito urbano de conseguir la suerte al tirar monedas a la Fontana de Trevi surgió a raíz de una popular película americana de 1954. La obra tenía por nombre «Three coins in the fountain» y fue dirigida por Jean Negulesco, con guión de Jhon Patrick. La obra fue muy popular en su tiempo y contó además con una canción muy popular que incluso fue interpretada por Frank Sinatra en su momento.

Si usted no sabía eso, no se sienta apenado. Yo tampoco lo sabía hasta que mi amiga la gordita Camila me lo comentó una vez. Camila, para mayores datos, es la típica gordita dulce de la oficina que siempre te recibe con una sonrisa. Ella conocía de memoria la película protagonizada por Dorothy McGuire, Jean Peter, Luois Jordan y Maggie McNamara. Una historia dulce y romántica del Hollywood de la década del 50.

La historia narra como tres chicas arrojan una moneda cada una para conseguir se realicen sus sueños de conocer el amor de su vida. Obviamente en esa deliciosa ficción todas lo logran. Recuerdo que muchos en la oficina eludían a Camila para evitar hablar de la dichosa película, pero yo muchas veces me dejé atrapar. Me gustaba su entusiasmo al hablar de su película favorita.



Con el paso del tiempo esa película me fue permitiendo conocer más a Camila. Ella tenía el clásico problema de las gorditas dulces. No conseguía un hombre que la ame. En tiempos en los que las delgadas extremas y la sexualidad agresiva están de moda, una gordita risueña no suele tener muchas ventajas. Quizás en los tiempos de Botticelli le hubiera ido mejor.

Mi amiga estaba convencida de que a falta de encontrar el amor en nuestra ciudad el destino le tenía deparado el amor verdadero en Roma. Soñaba con realizar un viaje a Roma para visitar la Fontana de Trevi y lanzar las tres monedas del amor. Ella sabía que el mito urbano estaba deformado ya que en las películas las protagonistas solo arrojaban una moneda y lograban el amor. Pero para asegurarse ella pensaba lanzar tres monedas.

El mito de la Fontana de Trevi indica este método para conseguir el amor.

1. Arrojar una moneda: volverás a Roma
2. Arrojar dos monedas: Te enamorarás de un guapo italiano o una guapa italiana (depende de tus gustos)
3. Te casarás con el italiano o la italiana que conociste.

Hay que agregar que para tener los mejores resultados se deben arrojar las monedas con la mano derecha sobre el hombro izquierdo.

Todos esos pasos los seguía metódicamente mi amiga practicando con entusiasmo en la quinta que albergaba su hogar. Era una tradición pasar por su casa para ir a una fiesta en compañía de unos amigos y convencerla para salir. Uno terminaba esperándola unos momentos mientras arrojaba sus monedas antes de una salida en la que podría encontrar el amor.

Tantas veces escuché a mi amiga Camila hablar de la Fontana de Trevi que finalmente me decidí a buscar información sobre el emblemático lugar romano. Descubrí entonces que la Fontana de Trevi tenía una historia milenaria. Sus orígenes se remotan a la época del imperio romano. El nombre Trevi deriva de Tre Vie o tres vías y significaba que era el punto de encuentro de tres vías o calles romanas.

trevi2.jpg

También la Fontana Trevi era el punto final en el que desemboca el acueducto romano Aqua Virgo. Este acueducto famoso romano tenía su inicio a 22 km de la ciudad y contaba a su vez con una bella leyenda. La tradición contaba que fue encontrada la fuente de agua por una virgen. Una virgen sacerdotisa romana y no la virgen María que en esos años no era conocida en el mundo romano.

Esta primera Fontana de Trevi sufrió el acoso de los godos que conquistaron el imperio romano. Años más tarde, el papa Clemente XII emprendió la restauración más importante de la fuente. Para ello contrató al escultor Nicola Salvi quien realizó el diseño definitivo de la Fontana Trevi por los años 1732 y 1762. Ninguno de los dos grandes reformadores de la Fontana la pudo terminar. Ambos murieron antes de verla terminada. El encargado de darle el toque final a al Fontana fue Pietro Bracci en 1762.

La Fontana de Trevi ganó uno de sus momentos de mayor gloria durante la filmación de la película «La dolce vita» de Fellini. En la obra del genial director italiano la actriz Anita Ekberg se sumerge en las aguas de la Fontana ante los asombrados ojos de Marcello Mastroniani.

Generalmente le comentaba a mi amiga Camila que si yo viajaba a Italia para conocer la Fontana de Trevi esperaba ver a una clon de Anita Ekberg bañándose en ella y no me dedicaría a tirar monedas de amor. Nada de eso desanimaba a Camila en su viaje previsto a Roma.

Cuando finalmente consiguió partir de viaje mi amiga Camila, la despedí muy feliz del aerpuerto. Ella sabía que su sueño se haría realidad y conocería el lugar más romántico del mundo.

Me gustaría terminar el artículo escribiendo que se casó con un romano y vivió feliz desde entonces en Roma. Pero lo cierto es que mi amiga se quedó más tiempo del debido en la ciudad del amor y fue finalmente deportada a mi país. Hoy vive también lejos, en la lejana Sri Lanka, persiguiendo quizás otros amores.

Foto 1 en flickr
Foto 2 en flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...