Hong Kong y el aeropuerto que se convirtió en puerto

El Aeropuerto de Kai Tak albergó entre 1925 y 1998 una de las pistas de aterrizaje más peligrosas del planeta, con aviones que se veían obligados a volar entre rascacielos. Desde hoy ha pasado ser una lujosa terminal de cruceros.

En 1998 el Aeropuerto Internacional de Kai Tak, en Hong Kong, cesó sus operaciones. Le tomaba el relevo el magnífico Aeropuerto Internacional de Hong Kong, inaugurado en junio del mismo año y considerado uno de los mejores del planeta.

Acababa así la historia del que durante décadas fue uno de los aeropuertos más temidos del mundo, dada la peligrosidad que suponía aterrizar en sus entrañas. Y empezaban 15 años de incertidumbre e infraestructura en desuso.

La ubicación excepcional del Kai Tak ha permitido reconvertirlo en algo inaudito: un puerto. Hoy recibirá su primer crucero, el Mariner of the Seas de Royal Caribbean, y a partir de entonces cumplirá sus menesteres como aparcamiento naval. Recibirá a turistas, pero también a otras naves de grandes dimensiones y distinto uso.

El Aeropuerto de Kai Tak, hoy Terminal de Cruceros de Kai Tak, se encuentra en pleno centro del distrito de Kowloon. Una de sus pistas de aterrizaje, la famosa pista 13, se adentraba en las aguas del mar y en dirección a la isla de Hong Kong. Era la más peligrosa, y precisamente la que ha resultado más útil para su nuevo uso.

Inaugurado en 1925, solo los pilotos experimentados podían permitirse operar en Kai Tak. “Era el único gran aeropuerto del mundo que requería un giro de 45º por debajo de los 500 pies de altura para poder tomar la pista de aterrizaje, literalmente volando entre los rascacielos”, recuerda Russell Davie, un piloto de Cathay Pacific Aiways con 38 de experiencia, en declaraciones para la CNN.

En tierra firme el espectáculo no era menos impresionante. Fotógrafos y curiosos se daban cita en el aparcamiento del aeropuerto, o en las calles cercanas, para ver los aviones volar cerca de sus cabezas y sortear las complicaciones de la zona.

Hoy, como ha ocurrido con otros aeropuertos peligrosos del mundo, las anécdotas y leyendas de Kai Tak han quedado en el recuerdo. Su nuevo uso, y un nuevo aspecto mucho más moderno, se adaptan a las mil maravillas al concepto de la China más puntera.

Sin embargo, su leyenda quedará en el recuerdo igual que lo harán las asociadas al escenario que ocupa. Kowloon, un enclave que aún hoy acumula una de las mayores densidades de población del mundo, y que hasta 1993 albergó una ciudad amurallada que vivía prácticamente al margen de la ley. Donde los edificios se amontonaban los unos sobre los otros, en cuyos callejones no entraba la luz, y en la que las actividades prohibidas y la insalubridad estaban en el orden del día.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...