¿Hay fantasmas en la casa de las siete chimeneas de Madrid?

La casa de las siete chimeneas de Madrid es un lugar enigmático donde se dice que aparecen fantasmas.

La casa de las siete chimeneas de Madrid es una construcción que data del siglo XVI, los tiempos en los que reinaba Felipe II. Se encuentra ubicada en el número 1 de la Plaza del Rey, bastando para llegar con desplazarse por la calle Barquillo y seguir hasta la esquina de la calle de las Infantas. Pero su localización no es lo importante, sino la historia de fantasmas que existe y que la ha convertido en uno de los lugares más característicos de la capital.

Estamos hablando de una de las leyendas urbanas más conocidas de la ciudad de Madrid. Alrededor de esta historia se encuentran crímenes, fantasmas, engaños, pasiones desbordadas, secretos y otros detalles que se ocultan dentro de esas paredes y que quizás nunca se lleguen a confirmar. Pero de lo que no queda duda para el imaginario común es que hay fantasmas en la casa de las siete chimeneas de Madrid. Su leyenda cada día genera más curiosidad porque cada día son más las personas que dicen haberlos visto y sentido.

El fantasma de Doña Elena

En esta imponente casa vivió un matrimonio formado por el Capitán Zapata (fallecido en la batalla de San Quintín) y una chica llamada Elena (hija de un caballero de Felipe II). Cuando murió el Capitán Zapata, la joven Elena quedó devastada por la noticia y entró en una depresión profunda. Para ella, su vida ya no tenía sentido. Lo único que hacía todo el día era llorar y lamentar la muerte de su esposo. Así fue transcurriendo el tiempo, días, semanas, meses… hasta que un día la servidumbre de la casa encontró el cadáver de Elena sobre su cama.

Algunas crónicas de la época señalan que el cuerpo de la señora de la casa tenía marcas de violencia y heridas hechas con un arma blanca. Sin embargo, esto no fue lo más escandaloso de la situación. La historia da un giro abrupto cuando el cadáver de Doña Elena… desaparece. Todos comenzaron a acusar al padre de la joven. Algunos afirmaban que había emparedado el cuerpo en alguna habitación de la casa. Fue tanta la presión ejercida hacia el padre que un día apareció ahorcado en una de las vigas de construcción que había en el edificio.

Las investigaciones sobre la desaparición del cadáver continuaron, pero sin ningún resultado positivo. Ni supieron quién lo hizo en realidad, ni dónde estaba el cuerpo y, poco a poco, lo ocurrido fue perdiendo fuerza e interés. Lo que sí comenzó a ganar fuerza en el lugar fue el comentario sobre la aparición de un fantasma en el tejado. Lo describían como una mujer vestida de blanco que llevaba en su mano dominante una antorcha y que caminaba por el techo de la casa todas las noches. Al concluir la caminata, se agachaba, hacía la señal de la cruz y se daba golpe de pecho hasta desaparecer de la vista. Todos los habitantes comenzaron asegurar que ese era el fantasma de Doña Elena. Hoy día hay quienes afirman haberla visto y aseguran que continúa realizando el mismo ritual cada noche.

El fantasma de la joven amante del rey

Otra de esas historias que han masificado la leyenda de los fantasmas en la casa de las siete chimeneas de Madrid, es el crimen “pasional” de una joven casada con un caballero adinerado que, según los cotilleos, era amante del Rey Felipe II.

Un día, un viejo, enfermo y achacoso caballero, tras reunir una gran fortuna y sufrir los embates propios de la edad, decide volver a Madrid. Como ya puedes imaginar… fija su residencia en la Casa de las Siete Chimeneas. El viejo caballero sigue el consejo de su médico (cosas de la época) y busca una joven para contraer nupcias. La chica en cuestión solo tenía 20 años y se sintió abrumada por la situación. La noche de su matrimonio, solo lloraba de manera desconsolada en su habitación mientras el viejo caballero disfrutaba de la celebración y del banquete de su boda.

Cuando terminó el banquete, el caballero fue en busca de su “amada”, pero no la encontró en su habitación. Comenzó a buscarla por toda la casa y, al ver que no la encontraba, se le ocurrió ir al sótano a verificar si estaba o no ahí su esposa. Para sorpresa del viejo caballero, lo que encuentra en el sótano es el cadáver de su recién nombrada esposa con un puñal decorado de manera rocambolesca con piedras preciosas muy coloridas clavado en el centro del pecho.

Esto hizo que las personas de la casa y el pueblo comenzarán a decir que, en realidad, la joven había sido asesinada por el mismísimo Felipe II en un ataque de celos. También se comentaba con mucha frecuencia y seguridad, que había un fantasma de mujer que caminaba por todo el sótano y que hacía tintinar las arras que le había regalado el Rey Felipe II el día de su boda.

¿Se han encontrado huesos en la casa?

La estructura, a través del tiempo, ha cambiado de función y disposición. Para finales del siglo XIX la casa iba a ser sede del Banco de Castilla. En ese tiempo, comenzaron a hacer remodelaciones y encontraron restos óseos de una mujer en el sótano junto con unas monedas de oro fechadas en el siglo XVI.

Para mediados del siglo XX, mientras se hacía otra remodelación a la casa, se encontró el esqueleto de un hombre. De este no se pudo descubrir ni la causa de su muerte ni su identidad, lo que solo aumentó la leyenda oscura sobre la casa. Es por ello que el lugar se ha convertido en unos de los sitios icónicos de la ciudad que los turistas siempre visitan. Todos los que la conocen están a la expectativa de encontrarse con alguno de los fantasmas que se dice que habitan la vivienda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...