Guardias armados en Venecia para controlar a los turistas

Para controlar el comportamiento de los turistas, Venecia ha colocado guardias armados en sus zonas más transitadas.

Hace poco hablamos de Venecia y de los planes que tenía la ciudad para el próximo año 2022. No sonaban mal incluso si resultaban un poco radicales al requerir que los turistas pagaran entrada por acceder a Venecia y que tuvieran que pedir plaza dentro de una serie de huecos que habría disponibles cada día. Pero, hasta 2022, esos planes no entrarán en vigor. Y ya en 2021, Venecia se está encontrando con que todo vuelve a la triste “normalidad”. Por ello, el ayuntamiento de la ciudad ha tenido que tomar medidas urgentes, drásticas y de última hora.

Tan drásticas como que ha contratado seguridad para que vigilen las zonas turísticas que suelen estar más abarrotadas. Esos lugares se encuentran ahora protegidos por guardias armados que se ocupan de evitar cualquier tipo de incidente y de, al mismo tiempo, proteger a los responsables de los servicios o instalaciones disponibles para los turistas.

Puede parecer una decisión demasiado radical, pero el ayuntamiento se justifica explicando que la situación había llegado a un extremo de lo más complicado. Por ejemplo, muchos de los turistas se ponían inquietos por tener que esperar largos periodos de tiempo en las colas y llegaban a reaccionar de manera violenta contra los empleados de las instalaciones, insultándoles o incluso escupiéndoles y pegándoles.

Venecia está en una posición crítica. Ahora mismo se está registrando la llegada de unas 80.000 personas al día, lo que se trata de una cifra espeluznante teniendo en cuenta que el coronavirus sigue activo y que las infecciones circulan de forma peligrosa. Según las estadísticas que se han publicado en la prensa italiana, los turistas solapan la cantidad de residentes en la zona por un 50%, lo que está por encima de lo que les gustaría a los responsables de la región y los ciudadanos de la misma.

Por lo que parece, los guardias no están obligados a llevar arma, sino que se trata de algo opcional. Pero los informes que llegan desde la región indican que hay una gran cantidad de estos profesionales de la seguridad que sí están llevando el arma. Y eso no deja de sorprender a quienes visitan Venecia estos días, porque da una sensación extraña, impropia de un lugar de Europa como Venecia.

Pero lo que reconoce el gobierno de Venecia es que los ataques han terminado y que ahora los empleados que trabajan en la zona se sienten más seguros. Así que, de momento, los guardias armados continuarán estando presentes en Venecia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...