Elsinor y el castillo del príncipe Hamlet

El célebre William Shakespeare no encontró mejor lugar para ubicar su famosa obra La Tragedia de Hamlet, que el Castillo de Kronborg. Una auténtica maravilla que nos espera en la costa danesa, junto a la bella ciudad de Elsinor.

kronborg II

El monumental Castillo de Kronborg atrae cada año a miles de turistas.

«Ser, o no ser. Esa es la cuestión». Poco debía imaginar William Shakespeare que esta frase seguiría tan viva cuatro siglos después de que la escribiera. Un tiempo en el que también se ha mantenido en pie el castillo del mítico personaje al que el célebre dramaturgo británico le hizo pronunciarla: el príncipe Hamlet.

Se trata del castillo de Kronborg, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y una de los joyas renacentistas más importantes de Europa. Conocido mundialmente por ser el lugar escogido por Shakespeare como escenario de una de sus más afamadas obras, fue construido en 1585 sobre los restos de una antigua fortaleza, en la bella ciudad de Elsinor, en Dinamarca.

A menos de una hora de Copenhage, esta ciudad debe de ser una de las excursiones imprescindibles si nos encontramos conociendo la capital danesa. Tanto en tren como en autobús, disfrutaremos de un increíble paisaje durante el trayecto, sobretodo a medida que nos acerquemos a nuestro destino. Allí, lo primero que debemos hacer es preguntar por las visitas guiadas al castillo, para que no perdamos detalle de las habitaciones reales, la iglesia, la armería y las tantas y tantas estancias que decidieron a Shakespeare a unir, para siempre, el mito de Hamlet con este lugar.

El edificio alberga también una muy interesante colección naval (la más importante del país), la cual refleja los distintos capítulos de la historia de Dinamarca que han tenido lugar entre sus murallas. Las ocupación nazi en la II Guerra Mundial o la guerra contra los ingleses del siglo XIX figuran entre ellos. Y, por supuesto, también lo hacen las batallas contra Suecia del siglo XVII, en las cuales Elsinor jugó un papel imprescindible al encontrarse a tan solo 20 minutos en barco del país vecino.

kronborg III

El castillo se alza majestuoso sobre las aguas del estrecho de Oresund, entre Suecia y Dinamarca.

De hecho, en los días soleados, se puede apreciar con nitidez la costa de Suecia desde la costa de esta ciudad danesa, abierta al mar como pocas. Un paseo por el norte de la ciudad nos llevará a encontrar magníficas playas por las que caminar y, para los más atrevidos, darse un baño en sus gélidas aguas. Desde allí, podemos iniciar otras interesantes excursiones, como la visita a la ciudad de Hillerod y su también fantástico castillo, a tan solo treinta kilómetros del lugar.

Pero de vuelta a Elsinor, aún nos quedará mucho por ver. La ciudad también conserva a la perfección la Catedral de San Olaf, un majestuoso templo luterano de estilo gótico, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII. Destaca también el Elsinor Bymuseet, un museo ubicado en un antiguo hospital de marineros de 1520, donde hoy se recoge la interesante historia de la ciudad a través de sorprendentes objetos y una sensacional maqueta de la ciudad en 1801. Y para acabar, el último ejemplo de la esplendorosa edad media que vivieron las empedradas calles de Elsinor, es el Palacio de Marienlyst, en cuyo interior Shakespeare hizo dormir para siempre a Ofelia, la eterna amada de príncipe Hamlet.

Fotos Giam y Sara E dk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...