Dubrovnik gana adeptos cada año

Visitar la ciudad de Dubrovnik es hacerlo a un lugar increíble que parece estar paralizado en un tiempo atrasado, siglos antes, y cuyas calles estrechas están enmarcadas por unas murallas que contrastan con el azul del mar

Normalmente se habla de que el auge del turismo en un lugar concreto depende mucho de las modas que rigen el sector. Pero si se mira con cierta perspectiva, lo mejor es dejarse guiar únicamente por el propio interés para conocer sitios realmente interesantes. Por eso, está cada vez más de moda una forma de viajar con muchas posibilidades que son los cruceros: en unos días no sólo se visita diferentes ciudades, sino que a bordo de esas lujosas embarcaciones lo pasará igual de bien que en cualquiera de los mejores hoteles. Entre las diferentes compañías, me ha llamada la atención especialmente una posibilidad que ofrece los cruceros MSC.

Espectacular imagen de Dubrovnik que refleja su increíble belleza

Se trata de un crucero que permite conocer nada menos que 4 países a través de algunas de las ciudades más interesantes de estos estados. Se trata de viajar a Grecia, Turquía, Croacia e Italia en ocho días y conociendo Venecia, Bari, Dubrovnik, Estambul, Esmirna y Katakolon. Un auténtico lujo y variedad en cuanto a destinos. Quizás por ello no me extraña que este tipo de turismo esté añadiendo nuevos adeptos año tras año. Seguro que el crecimiento que ya se está comprobando, se mantendrá en el futuro.

Del crucero escogido admito mi poca objetividad cuando priorizo la ciudad de Dubrovnik como la joya del recorrido. Sí, ya sé que Venecia es ese lugar que en nuestro imaginario colectivo está como destino ideal de pareja y de romanticismo. Sin embargo, la urbe croata es un destino que te enganchará y que te hará volver en varias ocasiones.

En cuanto pongas los pies en la ciudad inmediatamente una magia especial te embargará. Porque la ciudad es una mezcla de respeto por su pasado junto a una nueva energía que emerge tras los desgraciados bombardeos que sufrió en la Guerra de los Balcanes. La mejor forma de conocerla es pasear y caminar. De esta forma irás encontrándote con sus innumerables encantos.

Sus murallas medievales invita al turista a hacer un viaje en el tiempo siglos atrás y la mejor forma de conocer esta zona es hacer un itinerario en el que podremos visitar sus doce torres, añadidas en el siglo XIV. Pero no debes quedarte únicamente con la parte exterior de la ciudad, sino que lo mejor es acceder al centro histórico y disfrutar de sus puntos de interés, que se acumulan en esta zona, la Torre del reloj, el Stari Grad, la Puerta de Pile, la Gran fuente de Onofrio, etc.

Fotografía: ensopegador

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...