Djerba, una isla tunecina única

El pequeño país del Magreb cuenta en su territorio con encantos como playa, montaña, desierto y una cultura milenaria que le convierten en uno de los destinos más completos del mediterráneo.

Las playas de la isla de Djerba son una de las mejores de Túnez

La mayoría de agencias de viajes tienen en su escaparate varias ofertas de viajes a Túnez. Este pequeño país norteafricano es el menor de los estados del Magreb, cuenta en su territorio con encantos como playa, montaña, desierto y una cultura milenaria que le convierten en uno de los destinos más completos del Mediterráneo. Además, se podría decir que se trata de un viaje relativamente barato, sobre todo, si lo comparamos con otros destinos que ofrecen unos atractivos similares pero a un precio superior.

Como todo país turístico que se precie, Túnez tiene muchas excursiones que puedes contratar en la propia agencia o incluso en el propio hotel. Uno de los detalles que más te pueden interesar es que el turismo español ha ganado mucho terreno en los últimos años respecto al inglés, francés o alemán, y es cada vez más frecuente encontrar el idioma español como uno de los disponibles en los folletos informativos e incluso se puede regatear en la mayoría de las tiendas en nuestro idioma. Sin duda, algo que vamos a necesitar para sacar provecho de esta práctica a la que estamos desacostumbrados.

De estas posibles salidas tunecinas, la que más me llamó la atención fue la isla de Djerba, que es la mayor isla del norte de Africa. Está situada al sur del Golfo de Gabes y está unida al continente por el ferry que parte de Djorf hacia Aim y por una calzada romana de 7 kilómetros que une la isla al continente arribando en El Kantara. Es uno de los sitios más bellos y tranquilos de Túnez, que se caracateriza por sus típicas explotaciones agrícolas rodeadas de chumberas en cuyo centro está la casa construidas como fortalezas.


A lo largo de toda la isla hay un total de 213 mezquitas y todas son de culto wahabita, por lo que sus alminares son bajos, a diferencia del resto del país de rito malekita con alminares altos. Como lugares de interés en la capital destacan la Mezquita de Sidi Brahim el Jamni, del siglo XVIII. Justo al lado se puede disfrutar con un típico Hamman, baño turco, que sólo puede ser visitado por los hombres por la mañana y por las mujeres por la tarde, la Mezquita de los Extranjeros, también del siglo XVIII, cubierta de cúpulas y con un minarete bellamente esculpido y la Mezquita de los Turcos rematada por un llamativo minarete con tres tumbas otomanas.

Fotografía: SuperManu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...