Carcasona, un viaje a la época medieval

carcassonne

En la región de Languedoc-Roussillon en el sur de Francia se encuentra la preciosa ciudad medieval fortificada de Carcasona (o Carcassonne en francés). La impresionante ciudadela, que se conserva en un magnífico estado ya que fue restaurada en el siglo XIX, cuenta con 52 torres y 2 fortificaciones concéntricas, con un total de tres kilómetros de murallas.

En la ciudadela, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, siguen viviendo todavía unos 120 habitantes y hay una gran variedad de tenderos y de artesanos, que venden todo tipo de objetos artesanales y souvenirs. También hay numerosos restaurantes, por lo que es una buena opción comer dentro del recinto.



El acceso a la ciudad amurallada y a la basílica de Saint Nazaire que se encuentra en su interior es gratis. Sin embargo, hay algunos sitios en los que hay que pagar entrada. Uno de ellos es el castillo construido en el siglo XII que fue la sede de los Trencavel, vizcondes de Carcasona.

mirepoixAunque la ciudadela sea famosa por la fortificación medieval, cuyo cinturón exterior se construyó en el siglo XIII, el lugar ha estado ocupado desde el siglo VI a.C., primero fue un enclave galo, y más tarde una ciudad romana.

Si se viaja en coche, se puede aprovechar la visita a Carcasona para acercarse hasta Mirepoix (unos 40 minutos por la carretera A61). El principal encanto de esta pequeña localidad es su plaza mayor rodeada de casas de madera pintadas de colores. En el pueblo también hay que ver la catedral gótica de San Mauricio, su nave central es la segunda más ancha de Europa.

Fotos: Albert González

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...