Budapest para dos

En esta entrada viajamos a Budapest en vuelo directo desde Barcelona. Iniciamos nuestro viaje con un gran relajo en los balnearios de la ciudad. Luego del reparador descanso, nos vamos a ver el Castillo de Buda que nos sorprende con una notable iluminación.

Separadas por el Danubio, dos ciudades nos esperan. En realidad Budapest es una sola ciudad cuyo nombre se descompone en Buda y Pest, por lo cual se suele hablar de dos ciudades. Buda es la zona clásica y residencial, mientras que Pest es la zona económica y comercial. La capital de Hungría nos describe lugares maravillosos, baños turcos legendarios y una oferta de ocio que nos dejará satisfecho en pocos días. Para ingresar a Hungría únicamente necesitaremos nuestro DNI o pasaporte sin ningún tipo de visado.

Si disponemos de pocos días para este viaje, lo haremos a través de los vuelos directos que los podemos abordar en Barcelona, Madrid y Málaga. Desde Barcelona lo podemos hacer con una compañía de vuelos española. Si disponemos de varios días y queremos relajarnos al máximo, recomendamos efectuar el viaje en tren. Ahora que mencionamos la palabra relajo, debemos saber que Budapest es famoso mundialmente por sus balnearios.

En efecto, de la capital húngara brotan más de un centenar de manantiales circulando más de 70 millones de litros de agua al día, con temperaturas que oscilan entre los 20 y los 80 grados centígrados. El Balneario Gellert es el más conocido en la ciudad pero también uno de los más caros. Es mejor opción el Balneario Széchenyi que además brinda servicio mixto y es uno de los más grandes de Europa.


Luego de esta primera experiencia en Budapest, nos vamos a conocer el Castillo de Buda y lo hacemos de noche ya que su iluminación resulta imponente. Ubicado sobre una colina, el castillo completa su majestuosidad ofreciéndonos una vista insuperable de la ciudad. Al salir del castillo descendemos por simpáticas callejuelas y vemos que forma un conjunto en unión al Puente de las Cadenas.

Es una noche increíble y decidimos probar la cocina húngara en un restaurante con vista al castillo así que vamos al Barco Spoon Cafe & Lounge. Se trata de un restaurante flotante, anclado al muelle de Pest cuya especialidad es la sopa goulach, basada en carne y paprika, el condimento infaltable de la gastronomía húngara. Es un plato contundente tras el cual tomamos una caminata por la orilla del río en busca de una pastelería ya que los postres de Budapest son muy recomendados.

Imágenes:

1 vista de budapest tomada de flickr por lenadrosworldtour

2 palacio de buda tomada de flickr por rmelero

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...