Braga, una bonita ciudad portuguesa para disfrutar

Braga es una importante ciudad portuguesa, que se encuentra a poco más de 50 kilómetros de Oporto y que se presenta como una urbe histórica muy interesante para visitar. En esta ocasión, te contamos algunos de los atractivos que no deberás perderte.

Braga es una importante ciudad portuguesa, que se ubica en cantidad de habitantes y relevancia después de Lisboa y Oporto, y que es un destino muy buscado en el norte del país, en el distrito homónimo. Se trata de una ciudad histórica, muy interesante para visitar, y que ha sido en el 2012, además, Capital Europea de la Juventud, y es uno de los centros culturales más importantes de Portugal.

Su casco histórico es el primer lugar a descubrir, aunque pequeño está repleto de rincones con encanto: sus iglesias, edificios barrocos, palacios y museos lo hacen ser muy interesante para recorrer a pie y dejarse seducir por su encanto medieval.

Uno de los imprescindibles del destino está a unos 5 kilómetros del centro histórico: el Buen Jesús del Monte es un santuario cuyo acceso supone todo un desafío, ya que se emplaza en lo alto del Monte Espino, por lo que habrá que subir los más de 5.000 impresionantes escalones barrocos.

Si no confías en tus piernas, no desesperes porque también podrás llegar a este templo Patrimonio de la Humanidad gracias al funicular que conecta la base con el punto a los 116 metros de altura donde se encuentra. Además, este funicular tiene la particularidad de ser el más antiguo de la Península Ibérica (data de 1825).

El Santuario de Sameiro, por su parte, es uno de los lugares de culto a la Virgen más importante de Portugal, solo después de Fátima. Construido en 1863, es un sitio de peregrinaje de primer orden y un imprescindible en una visita a Braga.

La Catedral de Braga está considera uno de los templos del románico portugués más importantes: data del siglo XI y su estilo arquitectónico es gótico – barroco. Otro edificio religioso de interés por conocer es el Monasterio de Tibaes, monumental construcción del siglo XII y que ha pasado a ser Edificio de Interés Público, desde 1944.

Otros atractivos histórico – culturales son el Teatro Circo, un teatro inaugurado en 1915, y un ejemplo muy bonito de la arquitectura civil lusa de principios del siglo pasado, así como el Museo Nogueira da Silva, una casa-museo en la que cada habitación se mantiene como antaño, cuando estaba habitada por un burgués portugués sin hijos que legó sus bienes a la Universidad do Miño.

Aquí se podrán observar objetos, decoraciones, partituras, mobiliario y libros antiguos que son un verdadero deleite para los amantes de lo añejo. El museo también ofrece una sala con exposiciones de arte contemporáneo y un jardín con copias de esculturas conocidas.

Finalmente, y una opción distinta, a tener en cuenta ya si se viaja con pequeños, es el Parque Temático de Bracalandia, pensado especialmente para niños de 2 a 12 años, con atracciones y juegos que les asegurarán diversión y un rato agradable, con zonas temáticas y sectores para el disfrute de la familia.

Foto: Turismo en Portugal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...