Anécdota sobre un mercadillo de Estambul

Estambul es una ciudad repleta de mercadillos y hoy os contaré una anécdota para que tengáis en cuenta si os decidís comprar en uno de ellos, pues lo que le ha sucedido a esta persona, es lo más normal por lo que debemos pelear por el precio!

Mercadillo en Estambul

Mercadillo en Estambul

Os contaré una anécdota que le ha sucedido a un amigo mío, pero que además he oído de parte de muchos otros viajeros cotidianos por lo que es un caso real que merece ser contado. Es también a modo de avisaros a vosotros antes que perdáis dinero de una forma innecesaria. En este caso, esta persona había conseguido alojamiento en Estambul y se disponía a hacer un recorrido por la bella ciudad turca.

Es sabido que los mercadillos son muy frecuentes en Estambul, encontrando decenas de ellos esparcidos en la ciudad y en dónde podemos encontrar cualquier cosa que se nos venga a la imaginación en este momento. Si, desde libros hasta antigüedades pasando por un ornitorrinco disecado, lo mismo da, todo se encuentra en estos mercadillos.

De más está decir que es un apasionado como quien escribe, de estos mercadillos, es más, cuando tenemos la posibilidad o viajamos juntos, solemos recorrerlos pues tenemos en ese sentido, los mismos gustos y no hay problemas como si puede suceder si vamos con alguien a quien no le apetezca demasiado.


Pero bien, lo cierto es que se para delante de un vendedor que poseía una mezcolanza de cosas de las más diversas, y entre ellas se destacaba un elefante de cerámica, pero sentado en su trasero como si de un humano sentado se tratase, con el típico sombrero árabe en su cabeza.

Realmente muy bonito, por lo que le pregunta el costo del mismo. “40 dólares” le dice en el vendedor en un entrecortado inglés. Mi amigo con su cabeza le dice que no y el vendedor le dice: “20 dólares”. Nuevamente la negativa de mi amigo se hizo notar quien le dice 10 USD al ver que el regateo es lo que les gusta de verdad a los vendedores.

El turco comenzó a hablar en árabe sin que se pudiese entender nada, pero sí negándose con la cabeza. Mi amigo le dice un suave Ok y continúa su recorrido como si nada hubiese sucedido, como haríamos cada uno de nosotros en realidad.

Mezquita Santa Sofía en Estambul

Mezquita Santa Sofía en Estambul

Luego de unos 200 metros de recorrido comienza a sentir gritos detrás suyo y al darse vuelta nota que el vendedor lo corría con el elefante en la mano, se le para delante y le dice en el mismo entrecortado inglés “ok 0.80 USD”!!!! Por supuesto que mi amigo sacó de su bolsillo las monedas necesarias y se hizo con el elefante, que hoy en día reposa tranquilamente en la mesilla del living.

Esta anécdota es a modo de consejo para vosotros y comentaros que si llegáis a viajar a Estambul y recorréis estos mercadillos, no aceptéis el primer precio que os diga el vendedor pues generalmente espera vuestra negativa para comenzar el juego del “regateo”. Eso sí, ellos tampoco han de perder nada por probar pues si os pilla dispersos, seguramente haya cobrado el doble o triple de lo que realmente vale el objeto. ¡¡Tenedlo en cuenta!!

Imagen mercadillo: Briain en Wikimedia
Imagen Santa Sofía: Saperaud en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...