Las mejores zonas rurales que visitar en Sevilla

Pasar unos días explorando la Sevilla rural te permitirá llegar a descubrir algunos de los mejores lugares de la provincia.

Sevilla es una de las ciudades más bonitas de España. Y, aunque en ocasiones queden en segundo plano, las zonas rurales de la provincia también son fabulosas. Toda la provincia sevillana está llena de monumentos, caminos, pueblos llenos de encanto y una muestra de la mejor gastronomía del país. Por ello, nunca es mal momento para alquilar una casa rural Sevilla y pasar unos días inolvidables lejos del ruido de la ciudad y de las preocupaciones del día a día.

Como ya hemos hecho con muchos otros destinos, en este artículo lo que vamos a hacer es darte algunas de nuestras recomendaciones para que tus días de exploración rural de Sevilla sean perfectos. Ya sabéis que siempre nos basamos en nuestras propias experiencias, por lo que esperamos que podáis llegar a sentir algunas de las fantásticas sensaciones que nosotros hemos tenido.

Sierra Norte de Sevilla

Lo primero que te recomendamos es que pongas rumbo hacia la Sierra Norte de Sevilla. Y, si te gusta el senderismo, prepárate para una de esas experiencias que no olvidarás. ¿El motivo? En este lugar confluyen algunas de las mejores recomendaciones de la provincia. Este parque natural está trufado de maravillas que irás descubriendo poco a poco y que aportarán mucho a tu experiencia vacacional.

Conocemos personas que se sorprenden cuando visitan este parque natural, porque les da la sensación de ser un tipo de lugar que no existe en España. Pero es tan real como la vida misma. Su gran atractivo está en la biodiversidad que tiene, en los contrastes que ofrecen sus distintas zonas y en cómo los paisajes te envuelven a cada paso que das. Será el sitio donde hagas mejor senderismo y en el cual puedas romper la rutina con varias experiencias deportivas, como el kayak en el pantano de El Pintado. También te recomendamos las cascadas de Huéznar, aunque, en general, hay mucho que ver, descubrir y hacer.

Además, recuerda: este parque nacional es perfecto para todos los niveles y todo tipo de personas. Incluso puedes ir con niños y que, en la zona del merendero de El Pintado, se relajen después de un día de actividad. Es un tipo de experiencia muy beneficiosa para que los pequeños se alejen de tantas pantallas y del ruido habitual de la gran ciudad.

Pueblo de Alanís de la Sierra

Por su cercanía al parque natural del que te hablamos, también te recomendamos que visites el pueblo de Alanís de la Sierra. Es bonito, se encuentra, en parte, anclado en el pasado, y cuenta con una amplia oferta gastronómica. Nunca viene mal culturizarse con la exploración de un pueblo como este en el que se conservan las tradiciones y los sabores del pasado. Destaca, sobre todo, su fortaleza, reconstruida en XIV, pero de un origen árabe que sigue teniendo huella en la estructura. Antes de irte del pueblo no te pierdas la iglesia de la Señora de las Nieves, que se comenzó a construir en 1945 y cuenta con zonas históricas que han sobrevivido al paso de las décadas.

Cazalla de la Sierra

Si prefieres un pueblo que tenga más carácter rural y que también esté en el parque natural, la opción que te vamos a recomendar es Cazalla de la Sierra. Es un destino distinto, más rural, con un entorno totalmente natural que da gusto visitar y unas calles llenas de tradición y nostalgia. Dentro de las propuestas que son más recomendables, no hay ninguna duda de cómo la Cartuja de Cazalla se transforma en su principal pilar. No obstante, no hay que restar interés a la parroquia del pueblo o a su iglesia mudéjar, siendo una buena demostración del pasado árabe que tiene la región.

La Dehesa de Abajo

Todavía tenemos dos recomendaciones más que hacerte. La primera de ellas es que no te olvides visitar la Dehesa de Abajo si lo que te gusta es ver aves en su máximo esplendor. Tienes senderos que han sido habilitados para que puedas ver incontables cantidades de flamencos y cigüeñas en uno de los paisajes más bonitos y rurales de la provincia. Las marismas que complementan este lugar también serán otro añadido atractivo que seguro que te inspira para hacer más de una foto.

La ciudad de Itálica

Por último, uno de los lugares que más impactan del entorno rural de Sevilla son las ruinas de la ciudad de Itálica, en Santiponce. Son los restos excelentemente conservados de una ciudad romana originaria del año 206 a.C., aunque asentada en una zona donde anteriormente ya habían residido distintas civilizaciones. Allí nacieron emperadores romanos como Trajano, lo que confirmaba la relevancia que tuvo en el imperio.

En estas ruinas puedes ver el anfiteatro, el cual se conserva en todo su esplendor, un templo que estuvo dedicado a Trajano, casas y varias termas. Esta es otra de esas experiencias que te sorprenderá que esté accesible en Sevilla y, sobre todo, que sea algo desconocido de lo que no se habla tanto como debería. Pero para tu experiencia vacacional en un entorno rural se convertirá en algo estupendo.

Aunque estas son las recomendaciones que te hacemos, piensa que la provincia de Sevilla está llena de sorpresas y de lugares fantásticos que te sorprenderán. El volumen de propuestas es tan alto que da para unos cuantos viajes. Para terminar, apunta otros lugares recomendables: los yacimientos arqueológicos de Olivares, el pueblo histórico de Lebrija, Osuna y su localización de Juego de Tronos, el Cerro del Hierro o el castillo de los Molares.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...